Economía

Mercadom y Rena: modernización de política alimentaria en RD

Un evidente contraste entre el desarrollo alcanzado por República Dominicana durante las últimas dos décadas se observó con relación a los mercados de productos alimenticios, marcados por la falta de higiene, el desorden y la ausencia de equipos acorde con la modernidad y la globalización.

El deplorable espectáculo de la insalubridad y el abandono en los mercados fue preocupación de la gestión gubernativa del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), por lo que sus gobernantes, el doctor Leonel Fernández y el actual Presidente Danilo Medina han trabajado para cambiar el panorama darle a esas plazas el brillo de las naciones verdaderamente competitivas.

Merca Santo Domingo (Mercadom) y la Red Nacional Alimentaria (Rena), avalados por la Ley 108-13, vienen a colocar los mercados en el marco del avance logrado en sectores como la banca, el turismo, las vías de comunicación, las edificaciones, salud, educación y hasta el mismo sector agropecuario al que pertenecen.

Promulgada por el Presidente Medina el 6 de agosto del 2013, poco antes de cumplir su primer año de gobierno, la ley en cuestión no deja nada a la interpretación en cuanto a lo que procura para elevar la calidad alimenticia en el país, con mejoría de calidad y precios.

“En el contexto actual, el gobierno dominicano ha venido ejecutando una serie de planes, programas y proyectos destinados a garantizar la seguridad alimentaria de la República Dominicana, incluyendo la construcción de mataderos, mercados mayoristas y minoristas, como modernos centros de acopio, rodeados de un ambiente de higiene, salubridad, seguridad y urbanismo”, dice uno de los considerandos.

Destaca, además, que la excelente ubicación geográfica de la República Dominicana, “origina ventajas comparativas altamente favorables para el comercio mundial” por lo que “demanda la creación de un escenario público que propicie la conversión del país en un seguro y confiable abastecedor de alimentos para el mercado internacional”.

Más que mercados públicos, un sistema de política alimentaria

Entrevistado por reporteros de Vanguardia del Pueblo Digital, Eusebio A Guzmán, administrador general de Mercadom, explicó que el esfuerzo concentrado del Gobierno Central con las alcaldías de todo el país, como contempla la ley, lo que busca es “establecer y operar una adecuada política de gestión de mataderos regionales y mercados públicos en la República Dominicana”.

Se trata, dijo el funcionario, de la creación de un sistema que integrará a los mercados mayoristas, minoristas y mataderos regionales en todo el país, como parte de Rena.

Como Matadero Regional figuran los de carácter multiprovincial, “donde se sacrifican animales de granja para su posterior procesamiento, almacenamiento y comercialización como carne u otra clase de productos de origen animal, dando servicios a usuarios provenientes de varias provincias”.

El Mercado Mayorista dentro del sistema es el establecimiento que de forma permanente sirve para la comercialización de productos de origen agropecuario y otros bienes y servicios afines. En éstos, los operadores no entran en contacto con el consumidor o usuario final, lo que sí ocurre en el Mercado Minorista.

Se establece que tanto los mercados mayoristas como los minoristas, como los mataderos regionales por construir por parte de la Rena, “deberán estar bajo la propiedad de Mercadom”, sectorialmente adscrito al Ministerio de Agricultura, con responsabilidad de velar por el cumplimiento de las normas de higiene, calidad y bajos pecios.

Ejemplos de mercados minoristas son los establecidos en los sectores capitalinos de Cristo Rey, Villa Consuelo y Villas Agrícolas, integrados a Rena.

Mercadom: nuevas expectativas para la inversión agropecuaria

El administrador Guzmán se muestra convencido de que con el nuevo sistema de gestión alimentaria impulsado por el gobierno surge una condición favorable para la inversión agropecuaria en zonas afectadas por los cambios sufridos en la economía nacional, especialmente en las tierras de ingenios azucareros quebrados.

Refirió localidades cercanas a Santo Domingo en provincias como Monte Plata y San Cristóbal, donde existen extensiones de terrenos baldíos que hoy pudieran aprovecharse para la producción de alimentos con las garantías de comercialización que ofrecen Mercadom y la Red Nacional Alimentaria.

Guzmán resalta que entre las responsabilidades del organismo está “contribuir con el mejoramiento del ingreso y las condiciones de vida de las familias productoras, promoviendo el acortamiento de la cadena de intermediación comercial y facilitando la venta directa de sus productos de origen agropecuario en los pabellones especializados al efecto en los pabellones del Rena”.

La misma ley establece que también, entre otras obligaciones, deberá “identificar fuentes de financiamiento y emprender acciones orientadas a la obtención de recursos financieros (arrendamientos, préstamos, donaciones, asignaciones presupuestarias, etc.) que faciliten el cumplimiento de sus fines institucionales.

Observado a grandes rasgos, con la puesta en marcha de la Red Nacional Alimentaria (Rena) con Mercadom a la cabeza, se evidencia el inicio de una nueva era en la producción, comercialización y consumo de productos agropecuarios en la República Dominicana, en lo que este determinante sector de la vida nacional entraría en el proceso de desarrollo en el que ya otros le “picaron” delante.

últimas Noticias

Noticias Relacionadas