Opinión

Las Naciones Unidas y la seguridad del tránsito dominicano

La última resolución en el ámbito de la seguridad vial en el mundo emitida por la Asamblea General de las Naciones Unidas fue apenas este 10 de abril.

De inmediato, el documento fue dado a conocer inmerso en profundas preocupaciones con el No. A/68/L.40 de la 82va. Sección de la Plenaria 68.

Si bien los indicadores de siniestralidad revelan una tendencia a la baja en los países desarrollados, no menos cierto es , que las naciones de economía creciente mantienen al mundo en expectativa con cifras calificadas como inaceptables.

En el evento celebrado en Nueva York, se aprobó la denominada resolución “MEJORA DE LA SEGURIDAD VIAL”en la que se alienta a los Estados Miembros y a la comunidad internacional a tomar en cuenta la seguridad vial en la agenda de desarrollo a partir del 2015.

Esto reafirma nuestra acertada inquietud al insistir por casi dos años para que el Congreso Nacional incluyera la propuesta en la discusión de la Estrategia Nacional de Desarrollo, que finalmente quedara fuera del debate por desconocimiento, negligencia o desinformación.

En aquella ocasión afirmábamos razones más que suficientes para tan importante decisión, como indicadores de siniestralidad en crecimiento y alocados; impacto negativo en la economía nacional que pudiera acercarse hoy al 4% del PIB; incumplimiento de compromisos internacionales relativos al medioambiente; impedimento al desarrollo tecnológico y de la comunicación, entre otros aspectos no menos interesantes.

“Las muertes y lesiones en accidentes de tráfico que supone una grave amenaza para la salud mundial tuvo un impacto negativo en el progreso social y económico, así como en el desarrollo sostenible”, indicó la resolución de la ONU.

Reiteramos que si la seguridad vial no pasa a la agenda política dominicana, poco podrá hacerse. El tema debe verse como una necesidad nacional, cuyos planes para conjurar la problemática deben emprenderse como acciones para estrechar las relaciones Estado-Sociedad-Gobiernos Municipales, como eje transversal.

En los actuales momentos se desarrolla cada vez con más fuerza entre los expertos en seguridad vial, la corriente a la que muchas veces hemos hecho alusión en númerosos artículos publicados. Me refiero al empobrecimiento de decenas de familias afectadas por siniestros viales, lo que lleva a la sugerencia de que la seguridad vial se contemple el próximo año entre los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

La nota de prensa de Naciones Unidas señala que: “la resolución pide a los Estados Miembros hacer frente a los problemas a través de enfoques integrales, incluida la introducción de sistemas eficaces de gestión de la seguridad vial, la cooperación interinstitucional y la elaboración de estrategias públicas basadas en el Plan Mundial.

La resolución alienta a la Organización Mundial de la Salud y las comisiones regionales de las Naciones Unidas a seguir apoyando los esfuerzos para alcanzar los objetivos del Plan”.

Sin embargo, la resolución de adhesión del país al Decenio de Acción Mundial para la Seguridad Vial, propuesta por FundaReD y presentada a la Cámara de Diputados por el Ing. Tobías Crespo, fue aprobada en esa instancia por unanimidad, quedándose pendiente a la firma del Poder Ejecutivo hace cerca de dos años.

Hasta ahora se observa un retraso de tres años en los avances del Plan Mundial para la República Dominicana, pero tampoco se han creado las condiciones para que pueda ser exitoso, una vez entre en vigencia.

En seguridad vial no existe en nuestro país una plataforma jurídica. No existe una plataforma financiera. Ni tampoco existe una plataforma tecnológica, aspectos vitales para enfrentar de manera sostenible, con un personal capacitado, los efectos desgarradores de los factores de riesgo de la problemática del tránsito.

últimas Noticias

Noticias Relacionadas