Del Partido

60 mil millones de dólares es el aporte de los dominicanos (as) del exterior en la ultima década

Los aportes económicos de la diáspora

La diáspora ha enviado a la República Dominicana más de 60 mil millones de dólares en dinero, bienes y servicios en la última década, lo que representa seis veces más que las inversiones directas extranjeras a este país, afirmó Emiliano Pérez Espinosa, miembro del Comité Central del PLD en declaraciones divulgada por la Secretaría de Comunicaciones peledeista.

Recordó, asimismo, que República Dominicana cuenta con una diáspora que supera el millón y medio de personas, sólo en Estados Unidos.

“Se estima que el PIB de los dominicanos en el exterior oscila entre los 30 a 40 mil millones de dólares anuales, de los cuales los que vivimos fuera enviamos unos 6,000 millones distribuidos de la siguiente manera: 3,000 vía remesas y 3,000 en bienes y servicios que van en forma de alimentos, electrodomésticos y ropa, entre otros”, detalló Pérez Espinosa en la tertulia organizada por el Comité del Dominicano en el Exterior, que preside el dirigente comunitario Máximo Padilla.

Destacó que esos 6,000 millones de dólares van directamente al estómago de los pobres de la República Dominicana que, según la página web de la CIA, son más del 45% de la población.

A su juicio, la comunidad dominicana en el exterior posee cuatro elementos indispensables para el desarrollo, de los cuales hay tres que beneficiarían sobremanera a ese conglomerado: recursos financieros, capital humano y el manejo de la tecnología.

Declaró que en el Area Tri-estatal, que comprende Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut, así como en la región de Nueva Inglaterra, compuesta por Massachusetts y Rhode Island, el número de estudiantes de primera y segunda generación de origen dominicano es considerable: “Es un capital humano inagotable y posible de incorporar al desarrollo del país de diversas maneras”, dijo.

Sostiene Emiliano Perez Espinosa en su declaración que el 90% de los miembros de la diáspora dominicana de primera y segunda generación tiene un manejo tecnológico similar al prevaleciente en los países desarrollados, donde hay comunidad dominicana establecida.

En su opinión, el Estado Dominicano debe promover un pacto con todas las fuerzas políticas que cree mecanismos de integración de los inigualables recursos de su diáspora, constituida por más de 2 millones de personas de varias generaciones y distribuidas en varios continentes.

Sostuvo que “el futuro de nuestra diáspora y de la misma República Dominicana están íntimamente ligados a la intención, habilidad y capacidad política del Estado de innovar, crear, desarrollar y mantener vivos nuestros hábitos comunes y costumbres, que son parte de los intereses de la diáspora de primera, segunda y subsiguientes generaciones, y al mismo tiempo aprovechar el inmenso caudal de recursos que esta posee en beneficio de los más pobres”.

últimas Noticias

Noticias Relacionadas