Internacionales

Liga Arabe pide reunión del Consejo de Seguridad por crisis en Gaza

El Cairo, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) La Liga Arabe (LPA) pidió una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU para debatir los bombardeos israelíes contra la población civil en Gaza que sólo este martes causaron 13 muertos y 90 heridos.

El representante del ente regional ante la ONU fue instruido para iniciar de inmediato consultas con el grupo de estados árabes miembros para que soliciten la convocatoria del Consejo con carácter urgente.

Aun cuando se realice el encuentro, es improbable que el órgano emita una resolución de condena a Israel por sus letales ataques aéreos de casi una semana, debido a que Estados Unidos, miembro permanente, interpone su veto.

De su lado, el presidente palestino, Mahmoud Abbas, pidió a la comunidad internacional que intervenga de inmediato “para detener esta peligrosa escalada que conducirá a la región a más destrucción e inestabilidad”.

En la segunda mitad de 2012 Israel lanzó una masiva operación militar contra la franja en la que murieron más de 180 civiles, la mitad mujeres y niños y cerca de dos mil resultaron heridos.

El secretario general de la LPA, Nabil El Arabi, dijo hoy aquí que está en contacto permanente con el presidente Abbas para seguir la crisis, desatada por la desaparición de tres pobladores de un asentamiento sionista en Cisjordania encontrados muertos días después y el asesinato de un niño palestino en Jerusalén.

Desde la víspera el mando castrense israelí decretó la movilización de unos 40 mil reservistas ante la eventualidad de una ofensiva terrestre o reocupación de la franja.

Esta mañana el movimiento islamista palestino Hamas declaró a “todos los israelíes blancos legítimos” de sus acciones después que un caza de la Fuerza Aérea de Tel Aviv hizo refugiarse a la población civil en sus casas y destruyó una de ellas con un misil aire-tierra.

Los siete miembros de una misma familia, entre ellos niños y adolescentes, murieron en el ataque, que además causó 25 de los 90 heridos provocados por la oleada de bombardeos iniciada en la madrugada.

Hasta la tarde de hoy el número de muertos por los ataques aéreos ascendía a 13 personas, según recuentos de fuentes hospitalarias.

La masacre de (la ciudad de) Khan Younis es un horrendo crimen de guerra (…) Todos los israelíes son blancos legítimos de la resistencia, afirmó el comunicado del movimiento islamista fundado por Ahmed Yassin, muerto por la aviación israelí años atrás cuando salía de una mezquita.

La televisora Al Aqsa, administrada por Hamas, mostró imágenes de socorristas auxiliados por la población mientras rescataban los cadáveres de bajo los escombros.

Otros ataques alcanzaron el campamento de refugiados de Nuseirat en el centro de la franja..

Partes difundidos por la censura castrense israelí, carentes de confirmación independiente, reportaron que los cazas israelíes concentraron sus operaciones contra una granja en la ciudad de al Sudaniya, en el norte, y otra en la de al Safina, en el centro de la franja en las cuales “había emplazamiento de cohetes”.

La misma fuente dijo que las alarmas antiaéreas tuvieron que ser activadas en la localidad meridional israelí de Hof Ashkalon.

Los bombardeos contra Gaza, uno de los territorios más pobres y superpoblados del mundo, sometido a bloqueo total por Israel hace siete años, forman parte de la operación de castigo colectivo de Israel contra la población autóctona palestina tras la desaparición de tres pobladores de un asentamiento ilegal en la Cisjordania.

Aparentes diferencias de opinión entre el primer ministro Binyamin Netanyahu y el canciller Avigdor Lieberman, ocasionaron el anuncio la víspera de la ruptura de la alianza electoral entre la coalición Likud y el partido Yisrail Beitenu, ambos de extrema derecha sionista.

Lieberman, exonerado en fecha reciente de cargos por tráfico de influencia y corrupción, es partidario de reocupar la franja; Netanyahu prefiere no asumir el riesgo de enfrentar la resistencia que presentaría la población.

Alrededor de una decena de civiles han muerto en Cisjordania y Jerusalén, Al Quds para los musulmanes, desde el inicio de las redadas y ataques contra localidades cisjordanas, incluido el sitio a la ciudad de Hebron, en la segunda mitad del mes pasado.

El Gobierno israelí responsabilizó al palestino por la desaparición de los tres pobladores del asentamiento sionista, pero el presidente Abbas recordó en un comunicado que esas personas fueron vistas por última vez en una zona controlada por el Ejército de Tel Aviv.

últimas Noticias

Noticias Relacionadas