Editorial

Si la economía marcha bien, marcha bien la política

Si la economía se conduce bien, la política también, afirmaba con propiedad el profesor Juan Bosch, concepto que traemos a colación a propósito que en la pasada semana se dio a conocer el informe de la economía del país en 2016, con las cifras preliminares de cierre del año.

Los números son alentadores porque buscando una buena gestión de la economía, estimula el crecimiento, la estabilidad y así dominicanos y dominicanas pueden disfrutar de mayores niveles de bienestar.

El informe ofrecido por el gobernador del Banco Central, Héctor Valdez Albizu en conferencia de prensa, junto al ministro de Hacienda y miembro ex oficio de la Junta Monetaria, Donald Guerrero, se resumió usando una serie de títulos que presentamos: Crecimiento del PIB de 6.6% en 2016, mayor de América Latina por tercer año consecutivo.

Inflación de 2016 fue de apenas 1.70%, segunda más baja en más de 33 años.

Déficit de cuenta corriente cerró en -1.5% del PIB, el menor en la última década.

Reservas Internacionales alcanzaron máximos históricos (US$6,047.4 millones las Brutas y US$6,046.7 millones las Netas), equivalentes a 3.9 meses de importaciones.

Entrada total de divisas ascendieron a US$24,300 millones.

Ingresos por turismo en torno al 10%, totalizaron US$6,721.5 millones.

Tasa de desocupación abierta promedio de 7.1%, se generaron casi 150,000 empleos en 12 meses.

1,072,400 y 480,692 dominicanos salieron de la pobreza y de la indigencia en 4 años.

El crecimiento real de 6.6% en el año 2016, situó al país por tercer año consecutivo como líder en América Latina, superando a Panamá (5.2%), Nicaragua (4.5%), Costa Rica (4.2%), Perú (3.7%), Bolivia (3.7%), Honduras (3.6%), Paraguay (3.5%) y Guatemala (3.5%), mientras que el resto de los países crece por debajo de 3.0% y naciones como Brasil, Argentina, Venezuela y Ecuador cerraron en recesión, resultando el crecimiento de la región en -0.6% en 2016, según las últimas proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI).

El crecimiento económico significa producir más y se mide con respecto del año previo. Un crecimiento real de 6.6% en el año 2016, quiere decir que se produjo 6.6% más que el año 2015.

El crecimiento se mide por el aumento en el Producto Bruto Interno y el PBI es el valor de mercado de todos los bienes y servicios finales producidos en la economía durante un período de tiempo; entonces, cuando se informa que el PBI aumenta, significa que se produce más.

Pese al debate de los economistas podemos afirmar que el PBI está conectado con el bienestar y más si referimos otras de las cifras divulgadas en el informe del comportamiento económico de 2016: La tasa de desocupación abierta promedio de 7.1%, generándose casi 150,000 empleos en 12 meses; 1, 072,400 y 480,692 dominicanos salieron de la pobreza y de la indigencia en 4 años.

Al resumir el desempeño de la economía del 2016 encontramos excelentes resultados económicos que se manifiestan en buenos indicadores sociales, recordando así que los primeros son una condición necesaria para lo segundo, rememorando entonces al Profesor Juan Bosch cuando repetía que si la economía marcha bien, marcha bien la política.

últimas Noticias

Noticias Relacionadas