Opinión

A propósito de lo dicho por Don Franklin Almeyda

En estos días está sobre el tapete el tema de cómo incrementar los ingresos del estado. Esto debido a que el FMI habló sobre eso en su más reciente revisión del comportamiento económico dominicano.

A propósito de lo planteado por el FMI el compañero Franklin Almeyda, ha hecho un llamado al gobierno a que se decida trabajar el tema de la sostenibilidad fiscal y lo haga sabiendo que el PLD es un partido progresista y que, como partido progresista debe poner impuestos a los más ricos para afianzar y crear políticas que beneficien a las mayorías.

Tomaré este planteamiento hecho por el Dr. Almeyda, como excusa para compartirles un artículo que publiqué el 24/05/2016:

Hacia el Pacto Fiscal

El esfuerzo de la formulación, aprobación y entrada en vigencia de la ley 1-12 sobre la Estrategia Nacional de Desarrollo, es un avance importantísimo, ya que planifica el país que queremos en diferentes áreas.

El capitulo X de la referida ley aborda los pactos que deben firmarse para hacer sostenible las metas que se proponen en ella. Estos pactos son: educativo, eléctrico y fiscal.

A través del decreto 228-13 el presidente Medina convocó a las discusiones del pacto educativo por medio al Consejo Económico y Social. Ese pacto se logró y se viene implementando.

En octubre del 2014 a través del decreto 389-14 se convocaron a los diferentes sectores que interactúan en el tema eléctrico a la discusión del pacto eléctrico, el cual, aunque con algunos percances, avanza y debe firmarse este año.

De manera que, lo que se vislumbra como la principal tarea del nuevo gobierno, que iniciará en agosto próximo el Presidente Medina, es el pacto fiscal.

La END en su artículo 36 dice lo siguiente:

Artículo 36. Reforma Fiscal.- Se consigna la necesidad de que las fuerzas políticas, económicas y sociales arriben a un pacto fiscal orientado a financiar el desarrollo sostenible y garantizar, la sostenibilidad fiscal a largo plazo, mediante el apoyo sostenido a un proceso de reestructuración fiscal integral y el marco de una ley de responsabilidad fiscal que establezca normas y penalidades para garantizar su cumplimiento.

Párrafo: El pacto fiscal implicará que en un plazo no mayor de 3 (tres) años, se habrá iniciado un proceso orientado a: i) reducir la evasión fiscal, ii) elevar la calidad, eficiencia y transparencia del gasto público, iii) elevar la eficiencia, transparencia y equidad de la estructura tributaria, iv) consolidar en el Código Tributario los regímenes de incentivos, v) racionalizar los esquemas tarifarios en la provisión de servicios públicos, vi) elevar la presión tributaria, para viabilizar el logro de los objetivos de desarrollo sostenible formulados en esta Estrategia Nacional de Desarrollo 2030, vii) cumplir con los compromisos asumidos en los acuerdos comerciales que tienen implicaciones fiscales, y viii) elevar el ahorro corriente e implementar políticas contracíclicas.

De manera que, será muy fácil comenzar la discusión sobre el pacto fiscal puesto que la propia ley delimita los aspectos que deben tomarse en cuenta para llevarlo a cabo.

Lo difícil es armonizar y hacer entender a los sectores productivos que es imperante un aumento de la presión impositiva (tenemos una de las más bajas de AL) y un cambio en nuestra estructura fiscal, de suerte que la mayoría de los impuestos que se tengan sean de corte progresivo.

Lo bueno es que el presidente Medina tiene el aval de un pueblo que le votó abrumadoramente en las recién pasadas elecciones y que merece que se enfrente la desigualdad.

Y una “estructura fiscal perversa” como dijera Guarocuya Félix, no es, precisamente, el aval para que nuestro país sea menos asimétrico.

últimas Noticias

Otras Noticias