Opinión

El enredo de Las Redes

Escuchando a un maestro de la palabra y la comunicación, como lo es el senador por la provincia Espaillat, el licenciado José Rafael Vargas, sentí la satisfacción de estar presente en uno de los mejores seminarios taller a los que he asistido, incluyendo a muchos internacionales.

Este “Seminario Taller Sobre las Redes Sociales”, realizado en El Gran Salón de la Casa Nacional del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) el pasado domingo 12 de marzo, fué una iniciativa del bloque de senadores peledeístas y lo introdujo el presidente del Senado de la República Dominicana y Secretario General del PLD, Reinaldo Pared Pérez, con la maestría y profundidad conceptual que caracterizan sus exposiciones. No hubo desperdicio con las exposiciones del senador Charles Mariotti y de los compañeros José Armando Tavárez, Claudia Rita Abreu, Amaury Reyna y Félix Lajara, además del cierre magistral de la coordinadora de esta actividad, la senadora Cristina Lizardo.

Los asistentes, que llegaron de todos los rincones del país, de seguro retornaron armados de conocimientos y dominio de las principales herramientas para el uso correcto de las Redes Sociales, en medio de un ambiente muy complicado en la comunicación formal, informal y descontrolada que presenciamos en el mundo de hoy, donde cualquier ciudadano se empodera de un tema o un acontecimiento con libre interpretación y muchas veces sin el más mínimo respeto al lenguaje, a la dignidad de los afectados o a las normas de convivencia.

No se puede negar que esta revolución tecnológica benefica a la humanidad y que la sociedad de nuestra especie da un enorme salto en la comunicación; pero este acontecimiento también sirve como disolvente, mediante el cual emerge la ignorancia, la maldad del individuo o de entidades organizadas. Y en un país en vía de desarrollo como el nuestro, sentimos estos efectos en todas las actividades del día a día, especialmente en el mundo político, donde nos encontramos que grupos o personas intentan colocarse por encima de la voluntad expresada en los procesos democráticos e intentando desacreditar instituciones y ciudadanos sin el más mínimo escrúpulo.

Las Redes Sociales no son licencias para escribir con faltas ortográficas, violentar el lenguaje o subir al mundo los que nos de las ganas. Ya estamos viendo los tribunales abarrotados de demandas, sometimientos y procesos por el abuso en la comunicación mediante estas herramientas. En nuestro país contamos con la Ley No. 53-07 Sobre Crímenes y Delitos de Alta Tecnología, donde está muy claro el marco jurídico para sancionar sus violaciones.

Además de esto estamos presenciando la sobredimensión de las Redes de muchos de sus teóricos, e intentan convencernos de que mediante ellas se están haciendo las revoluciones políticas más recientes en el mundo, mensaje que no puede ser más falso y dañino porque busca restar importancia al estudio de los temas económicos, sociales y políticos que motivan los hechos históricos de esta naturaleza. Creemos muy atrevido decir que “La Primavera Árabe” se hizo por Facebook, Twitter o Whatsapp. Aquí las redes fueron el medio, no la causa ni el fin.

Lo mejor es aconsejar la lectura profunda de la historia, la economía y el desarrollo político de los pueblos para comprender que siempre los medios son parte del proceso. El imperio romano usaba la propaganda directa y el rumor, al igual que los bárbaros caundo dejaban en exhibición deplorable los muertos enemigos, como si fueran murales o afiches de advertencia. En las guerras mundiales ya teníamos periódicos, emisoras y volantes para hacer lo mismo, y ninguna de ellas la originó la comunicación sino las causas materiales que inducen al individuo a formar parte de una motivación colectiva aunque sea autodestructiva en ocasiones, alimentadas por un contenido ideológico que va acorde con los acontecimiento de la época.

Aqui tenemos mucha gente con el enredo de Las Redes intentando protagonismo o tumbar gobiernos de aquí y del mundo; muchos sin darse cuenta que podrían estar siendo reclutados virtualmente por grupos políticos, cuyo fin es volver a asaltar el presupuesto de la nación y retornar a la buena vida a costa del desorden institucional y la pobreza de la mayoría de los dominicanos.

Reinaldo, Cristina, Mariotti y Vargas no pudieron ser más claro! Este taller es sólo el inicio de una reacción positiva del PLD para organizar a sus tropas virtuales y darles el arma más poderosa en todo guerra mediática: el conocimiento.

últimas Noticias

Noticias Relacionadas