Internacionales

Hambruna mata lentamente a niños africanos

Nigeria, Somalia, Sudán del Sur y Yemen son cuatro países, donde hoy 1,4 millones de niños enfrentan peligro de muerte por hambruna, según el Fondo de ONU para la Infancia (Unicef).

“El tiempo se agota para más de un millón de niños, podemos salvar muchas vidas, la desnutrición severa y la amenaza del hambre son en gran medida hechas por el hombre. No (se) debe repetir la tragedia del hambre de 2011 en el Cuerno de África”, apuntó el pasado mes el director ejecutivo de Unicef, Anthony Lake.

Seis años antes, unos 100 mil menores de edad murieron de hambre porque el mundo no actuó con la suficiente urgencia. Ahora, es 2017, y el hambre se agudizaen Nigeria, Somalia, Sudán del Sur y Yemen. No podemos permitir que eso suceda de nuevo, dijo la agencia de Naciones Unidas.

Una vez más, la guerra brutal es el principal culpable, fomentado por el cambio climático, la sequía y la pobreza, apunta.

Kibrom Tesfaselassie, especialista de nutrición de Unicef en Sudán del Sur, resume el desastre así: “El mayor desafío es el transporte de grandes cantidades de suministros humanitarios a áreas remotas… para servir a grandes números de las personas, no siempre tenemos esa capacidad, los niños de esos lugares han sido privados de servicios básicos debido a la guerra y el conflicto”.

En Nigeria se estima que en las regiones golpeadas por la secta Boko Haram, por lo menos hay 450 mil niños enfrentando desnutrición aguda severa este año y al respecto en el campo de Dalori, en Maiduguri, capital del estado de Borno, se establecieron escalas para detectar desnutrición en las familias desplazadas por los fundamentalistas.

Conforme con estimados, en Somalia, el número de niños amenazados por la inanición aumentará a 270 mil en los próximos meses.

La sequía obligó a muchos nacionales a abandonar sus casas en busca de agua y alimentos y sobre todo porque el ganado -único sustento familiar- ahora está muerto como consecuencia del deterioro climático.

Unicef destaca que en Sudán del Sur -país que se recupera del conflicto, la pobreza y la inseguridad- más de 270 mil niños enfrentan el mismo terrible destino.

Otro caso, pero en la península arábiga es Yemen, donde tras dos años de guerra, 462 mil menores de edad sufren de desnutrición aguda severa, lo que es un espantoso aumento del 200 por ciento desde 2014.

El Fondo de ONU para la Infancia trabaja este año para proporcionar tratamiento salvavidas a 220 mil niños gravemente desnutridos en Nigeria, más de 200 mil en Sudán del Sur, más de 200 mil pequeños en Somalia y 320 mil en Yemen, lo que en conjunto se acerca a un millón de criaturas, conforme estimados.

últimas Noticias

Noticias Relacionadas