Editorial

Un llamado a la disciplina

En los días que trascurren, dirigentes del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) de diferentes estructuras orgánicas son abordados por ciudadanos y ciudadanas, quienes han manifestado preocupación por la situación actual del país y del Partido.

Observan preocupados como se zarandea al gobierno y al PLD con un objetivo claro, expresado en anteriores editoriales o denunciado por uno que otros dirigentes.

El objetivo referido se ha puesto de manifiesto en países de la región obteniendo los resultados perseguidos y ahora, nuevamente, vuelven a enfilarse a República Dominicana, específicamente contra el PLD.

No se trata solo de combatir a gobiernos de filosofía progresista hasta desplazarlos del poder, también se procura desacreditar el sector político que los sustenta y mancillarlo.

Toda esta andanada responde a ese avieso fin de acorralar al gobierno y destruir el instrumento político que le respalda , el Partido de la Liberación Dominicana.

Las acciones para judicializar el ejercicio de la política, las opiniones de comentaristas, analistas y politólogos, comprometidos con esos sectores adversos al gobierno, delatan esa trama a la vista de todos.

No son fortuitos los títulos periodísticos manipulados, las denuncias sin sustento, las provocaciones y componendas de sectores políticos, económicos y extranjeros. El fin fundamental es hostigar al gobierno y disminuir a la clase política, presentando sus integrantes como desfachatados y entonces, sustituirla por la denominada sociedad civil o por puros negociantes.

Cae en la indisciplina y el sectarismo acudir a los medios de comunicación y afirmar sobre hechos inciertos, que no hacen más que enrarecer un ambiente que cada día se contamina con la falsedad y la simulación.

Esta desviación política se hace más notoria si proviene de un connotado dirigente, miembro de la dirección política partidaria, a quien debe preocuparle los tantos elogios provenientes de acérrimos críticos a sus actuaciones como funcionario o a las posiciones políticas asumidas en su historial.

Quiérase o no admitir, el Partido de la Liberación Dominicana continua guiándose por principios y métodos que consolidan la unidad, que en fin de cuentas, viene a ser la base fundamental de la disciplina partidaria.

Vanguardia del Pueblo, órgano escrito del Comité Central del PLD, llama a que se respeten nuestras normas y disciplina, recordando que la estrategia fundamental del militante o dirigente peledeista es, desde el gobierno, hacerlo bien, que es la mejor fórmula para continuar con el favor y respeto del soberano.

últimas Noticias

Otras Noticias