Opinión

Primer Congreso Nacional de Cine

La Dirección General de Cine -DGCINE-, convocó el 23 y 24 de marzo a los sectores involucrados en la industria del cine para pasar balance, analizar el momento y trazar la hoja de ruta a seguir en la construcción de una industria de imágenes en movimiento afincada en sólidos cimientos.

Yvette Marichal, titular de este organismo, hizo notar los beneficios que aporta la ley 108-10 al Estado, en divisas extranjeras, empleo, formación de personal especializado y reforzamiento de la imagen nacional a manos de nuestros filmes, voceros de la Marca-País. Y todo ello con un incentivo que representa un 2%, uno de los más bajos con relación a los aportes destinados a los sectores productivos por el gobierno dominicano.

La arquitectura legal vino a dotar al sector de una clarificación en los trámites y establecer reglas para el otorgamiento de la nacionalidad a lo filmado aquí. El encargado legal de DGCINE, Boni Guerrero, delineó las bondades de aspectos particulares como el Permiso Único de Rodaje -PUR- y los artículos 34 y 39 que tratan sobre los incentivos a la producción y los créditos fiscales.

Las estadísticas aportadas por Alexandra Guerrero, Encargada del Sistema de Información y Registro Cinematográfico -SIRECINE- , nos hablan de 3,409 miembros registrados entre personal técnico y creativo, con un gasto en la capacitación de 34, 000,000 millones de pesos. El aporte total que ha hecho la inversión extranjera en cine a la economía dominicana en el periodo 2011-2016 es de 3, 888, 050,512.77millones de pesos.

Este congreso fue la oportunidad para presentar algunos proyectos como el de Natalia Cabral y Oriol Estrada, dar a conocer las pre nominaciones de los premios Platino o escuchar a todos los componentes humanos de esos sectores que aprovecharon el foro expresando sus puntos de vista a favor o en contra de determinadas prácticas, e hicieron sugerencias para modificar o reforzar la supervisión y el seguimiento en el uso de los incentivos. El Auditorio del Ministerio de Relaciones Exteriores se convirtió en un ágora fílmico.

De Academias, gremios y documentales

La oferta académica ha ampliado sus horizontes al tenor de la Ley de Cine. Si antes solo se contaba con la Escuela de Cine de la Universidad Autónoma de Santo Domingo y los cursos de la Escuela de Diseño de Altos de Chavón, hoy eso se ha extendido a las escuelas de cine de las universidades INTEC y PUCMM, la instalación en Chavón de una escuela de cine con todas las de la ley y los cursos y talleres de la Universidad Federico Henríquez Ureña -UFHEC-.

A partir de la experiencia en organización de eventos , la producción y realización de documentales Amelia del Mar Hernández, Coordinadora de Producción del Festival RDOC, de Elsa Turull en Camino a Higuey, Johanné Gómez y su Caribbean Fantasy, con los aportes del veterano Fernando Báez, se pudieron ver las diferentes estrategias para mercadear las obras de este género, constatar las dificultades para el acceso a las audiencias, y los fondos para realizarlos. Una de las agudas observaciones de Johanné es la urgencia en la formación de nuevos públicos.

El director de cine Rolando Díaz describió el panorama cubano en la lucha por percibir las remuneraciones que emanaban de sus obras realizadas. La abogada Laura Castellanos argumentó que falta un largo camino para que el esqueleto legal de la propiedad intelectual sea concienciado por la industria, mientras que Mariana Vargas hizo hincapié en que debe protegerse el derecho a la propiedad desde el germen de la obra.

Nelson Jiménez representó a EGEDA Dominicana, una entidad de gestión colectiva que facilita la organización en el cobro de los recursos generados por las obras para beneficio de autores y productores. Mientras que el Dr. Trajano Santana, director de ONDA, Oficina Nacional para el Registro y la Defensa de la Propiedad Intelectual -en este caso de obras cinematográficas-, expuso las estrategias para hacer valer los derechos de sus creadores.

Los gremios estuvieron representados por Juan Basanta de la Asociación de Técnicos de Cine -ADOCINE-, Henriette Wiese de la Asociación de Guionistas y Escritores de la RD -AGERD-, Augusto Feria de la Asociación de Actores de Cine -ADAC-, y Julissa Rumaldo de la Asociación de Mujeres del Cine -AMUCINE-, quienes reconocieron el impacto de la ley sobre sus asociados, destacando los beneficios obtenidos, la evolución individual y financiera que se ha producido, pero alertando sobre algunas distorsiones a corregir.

El desarrollo del cine Marca-País como una industria cultural y turística, con subsidios bien fundados, un proceso de auto sostenimiento y la atracción de la inversión extranjera, fue la propuesta del Cluster de Cine, que tuvo como vocero a Humberto -El Che- Castellanos. Mientras que el crítico Félix Manuel Lora reconoció el atractivo del cine dominicano para los diferentes públicos nacionales. Calixto Chinchilla del Latino Film Festival se refirió al amplio mercado de los latinos residentes en E.U.

De mercados, inversiones y revisiones

Albert Martínez de Lantica Media, se enfocó en los servicios de sus estudios, destacando el enorme tanque acuático -único en América Latina-, y explico que esas facilidades son de un enorme atractivo para atraer inversiones extranjeras al país, quien cuenta ya con una variedad de estudios como los Estudios Quitasueño y La Casita Producciones.

Isona Admetlla del Festival de Berlín, detallo los pro y contra de las coproducciones, haciendo énfasis en las potencialidades de nuestros filmes, tesis reforzada por Luis Rafael González de Palmera Internacional, quien reclama incentivos para la distribución internacional del cine dominicano y ayudas para los festivales de cine en el país. Dulce Elvira de los Santos del festival de Cine Infantil, auspiciado por la Vicepresidencia de la República, trajo a colación los 12 años de este evento.

Gustavo Morillo de BKT paseó su mirada sobre el impacto económico de la Ley de Cine, tanto el directo, como el inducido y el indirecto, lo que conectó con las exposiciones de Gustavo Rodríguez en nombre de Spanglish Movies, Juan Manuel Torres de Latido Films y Renato Galamba de Figa Films, quienes resaltaron el aumento de la calidad de nuestros filmes, con casos como el de Carpinteros de José María Cabral o Jeffrey de Yanillys Pérez, y las potencialidades en mercados como China o Singapur. Estos expertos recomendaron seguir las experiencias mercadológicas de Colombia y Chile.

En un panel compuesto por los directores Alejandro Andújar, Pinky Pintor, Vladimir Abud y el crítico Félix Manuel Lora, se debatió el tema de Cine de Autor Vs. Cine Comercial, llegándose a la conclusión de que ambos deben coexistir. La crítica objetiva ha aceptado que esta coexistencia debe estar basada en la calidad, como refleja la investigación del periodista José Rafael Sosa.

¿Hacia donde se dirige la Ley de Cine?, fue la pregunta que respondieron con sus exposiciones el Dr. Marcos Herrera, Director Ejecutivo de FUNGLODE, la abogada Laura Castellanos y el Director del Festival Internacional de Cine Global, Omar de la Cruz. Se ha establecido un mecanismo de revisión de los Reglamentos que se entregará al presidente de la República, previa consulta a los organismos y sectores pertinentes.

La conclusión de este congreso es que la Ley 108-10 goza de buena salud, con beneficios en el periodo 2011-2016 a la economía dominicana de unos 2, 207, 143,943.88 y a quienes trabajan en la industria más que evidentes, pero que se necesitan ajustes para evitar las distorsiones o las percepciones que tienen los organismos recaudadores. Es claro que estamos mejor que antes del establecimiento de este instrumento legal y es una misión de todos los sectores preservar estos logros.

últimas Noticias

Noticias Relacionadas