Economía

AL se estanca en lo económico y en lo social, según la CEPAL

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), señaló que la región enfrenta desafíos coyunturales y estructurales para implementar la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, entre los que citó el estancamiento en los indicadores económicos y sociales, la elevada desigualdad y la vulnerabilidad ante el cambio climático.

“La región se estanca en lo económico y en lo social”, ya que América Latina y el Caribe registra bajas tasas de crecimiento, con un 1,3% proyectado por la CEPAL para 2017, y acumula cuatro años de contracción en sus exportaciones.

“La región se estanca en lo económico y en lo social”, ya que América Latina y el Caribe registra bajas tasas de crecimiento, con un 1,3% proyectado por la CEPAL para 2017, y acumula cuatro años de contracción en sus exportaciones. Además, mantiene bajos niveles de productividad y competitividad y recauda poco y mal, con una evasión fiscal equivalente en 2015 al 6,7% de su producto interior bruto, PIB.

A ello se suman la persistente pobreza, que se estima que en 2015 afectaba a 175 millones de latinoamericanos, y la elevada desigualdad, así como la vulnerabilidad ante el cambio climático y el deterioro ambiental, cuyos impactos también son desiguales y tienen mayor incidencia entre la población con menos recursos, añadió el organismo regional.

Frente a estos retos, como estrategia para implementar la Agenda 2030, la CEPAL propone generar nuevas coaliciones y asociaciones público-privadas a nivel global, regional y nacional que promuevan un cambio estructural basado en un gran impulso ambiental, con inversiones en sectores bajos en carbono e intensivos en aprendizaje e innovación, que a su vez permitan reactivar el crecimiento económico, mejorar la calidad del empleo y ampliar la protección social.

A ello se suman la persistente pobreza, que se estima que en 2015 afectaba a 175 millones de latinoamericanos, y la elevada desigualdad, así como la vulnerabilidad ante el cambio climático y el deterioro ambiental.

Según explicó la CEPAL, esta propuesta estratégica vinculada a la Agenda 2030 conlleva a su vez desafíos relacionados con la gestión de los medios de implementación, particularmente en materia de financiamiento, tecnología, comercio justo y acceso a la información; la incorporación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) a los planes de desarrollo y a los presupuestos nacionales; la generación de indicadores para medir los avances en esos objetivos; la coordinación inter-sectorial e inter-institucional, y la participación de todos los actores de la sociedad para lograr las metas establecidas.

Desde el ámbito gubernamental, exhorta a dinamizar el crecimiento mediante políticas contracíclicas centradas en la inversión pública y privada y en línea con el gran impulso ambiental propuesto por la CEPAL, así como a desarrollar políticas industriales y tecnológicas que mejoren la productividad y a aplicar ajustes inteligentes en materia fiscal que permitan reducir la evasión y cautelar el gasto social.

Hay que cambiar el paradigma de integración de la región

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe, CEPAL, sostiene que la región tiene la oportunidad que plantea el actual contexto actual para fortalecer la integración regional y destacó que ésta debe promoverse en áreas específicas más allá del comercio. Por tales razones es que el actual contexto económico y político mundial presenta fuertes tensiones e incertidumbres y que, por lo tanto, no es posible seguir haciendo las cosas de la misma manera.

“Por eso la CEPAL propone que hay que fortalecer la integración más allá del intercambio de bienes. Debemos avanzar en la facilitación del comercio, en la participación en cadenas de valor, en la integración de la infraestructura y la energía, así como en el área tecnológica y digital”.

La CEPAL explica que la inserción regional en el comercio global es muy baja, solo tiene un 6% de participación en las exportaciones mundiales, comparado con el 31% de Asia en desarrollo, a lo que se suma el término del llamado “superciclo” de las materias primas y el hecho de que en la mayoría de los países latinoamericanos menos del 1% de las empresas exporta.

“Por eso la CEPAL propone que hay que fortalecer la integración más allá del intercambio de bienes. Debemos avanzar en la facilitación del comercio, en la participación en cadenas de valor, en la integración de la infraestructura y la energía, así como en el área tecnológica y digital”.

Sobre este último tema, la CEPAL insistió en que la región debe avanzar hacia el desarrollo. “Las alianzas público-privadas de segunda generación son clave para impulsar mercados digitales integrados a nivel regional y subregional en América Latina y el Caribe”.

Añadió que el desarrollo de plataformas tecnológicas y digitales permiten fomentar la diversificación productiva, el crecimiento de la productividad y apalancar la cuarta revolución industrial con mayor escala, conexión, acceso y difusión de contenidos. “Las plataformas de las nuevas tecnologías de la información potencian este proceso. Esto mejora la competitividad de la región al modernizar redes de infraestructura y tecnología”.

últimas Noticias

Noticias Relacionadas