Hablan los hechos

Encrucijada presagia desaparición de Lajún

La multa de 16 millones de pesos impuesta por el Ministerio de Medio Ambiente a la empresa que maneja el vertedero de Duquesa, el impago de multas anteriores y la demanda ante la Justicia por 50 millones anunciada por el alcalde de Boca Chica, tejen una telaraña que apuntan a su eventual desaparición de las labores en el deposito de basura.

El status legal de los terrenos donde funciona, el incumplimiento del contrato que le obliga a realizar una serie de trabajos e implementar tecnología, y entre otras cosas, su pretendido aumento desproporcionado al cobro de la tarifa por tonelada de desechos sólidos, son otros elementos que pesa contra compañía privada.

Con este cuadro de la problemática, se ha programado para esta semana una reunión entre los alcaldes del Gran Santo Domingo con los propietarios de la empresa Lajún Corporation (la administradora), y el ministro de Medio Ambiente, Francisco Domínguez Brito, quien ha venido mediando en procura de resolver el conflicto.

Entre tanto, el vertedero sigue militarizado por disposición del gobierno, para impedir que Lajún vuelva a negar la entrada a los camiones recolectores de basura pertenecientes a determinados ayuntamientos, como parte de las presiones que ha venido ejerciendo para que se acepte el aumento que quiere, y que oscila entre un 130 y un mil 200 por ciento.

El historial

La semana pasada la empresa administradora del vertedero impidió la entrada a Duquesa a los camiones recolectores de basura de Los Alcarrizos, los que quedaron en el lugar, y detrás de ellos una larga fila de camiones que se extendió por más de un kilómetro.

Con ello resurgió la crisis que puso en peligro la salubridad de la población del municipio que aloja el deposito de basura, así como de las demás áreas de Santo Domingo, por lo que el Ministerio de Medio Ambiente dispuso la militarización del vertedero para normalizar la situación, con instrucciones de hacer que se permitiera la entrada a todos los recolectores de basura.

El cierre de las puertas a los camiones recolectores de los diversos municipios ha sido una práctica recurrente de Lajún, y según los alcaldes, lo hace para tapar su defecto, que es el incumplimiento de las obligaciones que le establece contrato.

El Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales aplicó una multa de 16 millones de pesos a la empresa, por violación a la ley 64-00, la insalubridad que ha provocado en la comunidad de Duquesa, debido al mal manejo que viene dando a la basura, y por lo cual recibe millones de pesos. También debe otra multa anterior de medio millón de pesos.

Además se dispuso una investigación para establecer el status legal de los terrenos que ocupa el Lajún, sobre todo luego que la Cámara de Diputados confirmara que nunca conoció el contrato de venta que argumenta la empresa.

Ahora Boca Chica demandará Lajún

Ahora el alcalde del municipio de Boca Chica, Radhamés Castro, anuncia que prepara el sometimiento a la justicia de Lajun por daños y perjuicios, al provocar la acumulación los desechos sólidos en las calles de la capital y la provincia Santo Domingo. La demanda que preparan los abogados es por 50 millones de pesos.

Asimismo denunció que ha recibido amenazas por servir de vocero de los ayuntamientos del Gran Santo Domingo, de lo que igualmente responsabilizó a la empresa; pero aseguró que no tiene miedo, y no abandonará su responsabilidad de denunciar los males que provoca la empresa administradora de Duquesa.

El alcalde de Boca Chica sostuvo que: “Esas llamadas provienen directamente de la Lajun Corporation, y lo que quieren es intimidarme, pero conmigo no, porque no conozco el miedo”.

En su opinión, el Estado dominicano tiene que rescindir el contrato que se firmó con Lajún para que administrara el vertedero de Duquesa, porque todo el mundo sabe que no ha cumplido uno solo de los acápites del acuerdo.

Las expectativas

Las expectativas en torno al problema del Vertedero de Duquesa, son de que se rescindirá el contrato firmado con Lajún en el año 2007, y en el que se comprometió a establecer un relleno sanitario y crear las condiciones para la producción de energía eléctrica a partir del reciclaje de la basura. Pero no ha hecho nada.

Sin ser propietaria legalmente de los terrenos donde funciona el vertedero, y no pudiendo cumplir con los compromisos asumidos, se da por seguro que primará la aspiración de los alcaldes, de que Lajún sea excluida del manejo de los desechos sólidos.

La presunción se robustece sobre todo, cuando llueven las propuestas sobre la disposición final de los desperdicios, desde la implementación de vertederos regionales, hasta estudios patrocinados por organismos internacionales interesados en colaborar con la solución del problema.

últimas Noticias

Noticias Relacionadas