Hablan los hechos

La posverdad, cuando la emoción puede más que la razón

A principio del mes de abril se propagó la noticia de que supuestamente en Siria hubo un ataque químico contra la población civil que causo más de 50 muertos. El día seis de este mes el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, informaba al mundo que había ordenado un ataque contra el régimen del presidente sirio Bashar Al-Asad, basado en un supuesto ataque químico, que Al-Asad niega.

“Usando gas sarín, Assad arrebató la vida de hombres, mujeres y niños indefensos. Para muchos fue una muerte lenta y brutal. Incluso tiernos bebés fueron asesinados cruelmente con este ataque bárbaro. Ningún hijo del Señor debería jamás sufrir ese espanto”, declaró Trump en un discurso a la nación norteamericana.

Como puede observarse las palabras de Trump apelan directamente a la emoción con frases como “tiernos bebés fueron asesinado cruelmente” y dan como hecho de que el gobierno sirio perpetró el ataque, sin presentar una sola prueba ante el mundo de que efectivamente fue así.

Tras el ataque, dos encuestas reflejaron que Trump había mejorado su nivel de aprobación tras el ataque a una base militar siria. Una encuesta de la cadena CBS News establece que la aprobación del presidente de los Estados Unidos mejoró al tener la aprobación del 43% de la población consultada lo que representa un aumento de 3% en su aprobación. Otra encuesta de la firma Gallup indica que Trump actualmente tiene un nivel de aprobación del 40%, mientras que a finales de marzo este índice era del 35%. Según la encuestadora, el número de personas que desaprueban la gestión de Trump se ha reducido del 59% al 53%.

La descripción de ese hecho que está ahora en desarrollo, es para ilustrar el fenómeno de la post-verdad, que es objeto de estudio de los cientistas sociales como fenómeno comunicacional.

¿Qué es la posverdad?

En un artículo publicado el en noviembre del 2016 en el periódico El País de España, el articulista Rubén Amón abordó el tema. “El Diccionario Oxford ha entronizado un neologismo como palabra del año y como nueva incorporación enciclopédica. Se trata de la post-truth o de la posverdad, un híbrido bastante ambiguo cuyo significado “denota circunstancias en que los hechos objetivos influyen menos en la formación de la opinión pública, que los llamamientos a la emoción y a la creencia personal”, explicó.

Pone como ejemplo de hechos que describen la de la post-verdad la victoria del Brexit en Inglaterra el triunfo de Trump, en los Estados Unidos. “Es una verdad que Trump ha ganado las elecciones. Y es también una posverdad o una metaverdad, precisamente porque no se hubiera producido sin las variables de la emoción, de la creencia o de la superstición”, reflexionó Amón en el referido artículo.

Redes sociales empujan el fenómeno de la posverdad

Las redes sociales como Facebook y twitter han contribuido a expandir el fenómeno de la posverdad. Por ejemplo, ya es común que las redes “maten” personajes especialmente de mundo artístico, que luego es necesario desmentir. En esa situación se han visto envueltos artistas como José Luis Rodríguez (El Puma), por solo citar un caso.

El investigador de la Universidad de Harvard, Cass Sunstein, citado por MANUEL ARIAS MALDONADO, en un artículo publicado en El País sobre el fenómeno de la Posverdad, explica el impacto de las redes sociales en estos términos: “Las redes sociales pueden operar como máquinas polarizadoras, porque ayudan a confirmar y por tanto amplificar los puntos de vista preexistentes”.

Ante esa realidad Facebook, una de las redes sociales más populares a nivel mundial ha tomado medidas para disminuir el impacto de las “noticias falsas”.

Facebook modificó el algoritmo que clasifica el orden de las publicaciones que aparece en el News Feed. Así, la red social dará mayor importancia a contenidos “auténticos” para desechar los mensajes falsos, sensacionalistas y “spam”. Incluyó, asimismo, la clasificación de las páginas que comparten con frecuencia mensajes no auténticos, como noticias falsas y titulares que no ofrecen información sino como mecanismo para atraer lectores.

últimas Noticias

Noticias Relacionadas