Opinión

Paz Mundial Vs. Guerra Mundial

La paz mundial regresó, tímidamente, después de finalizada la Segunda Guerra Mundial (1945) dando paso a la guerra fría, cuyo final se concretizó en la década de los 90, con el derrumbe del sistema socialista que lideraba la Unión Soviética.

El final de ambas guerras dio paso al extraordinario desarrollo de la ciencia, la tecnología y a la democratización de la informática y la comunicación. En forma simultánea y de manera poco perceptible surgieron la globalización e internacionalización de los mercados.

En estos 17 años que han transcurrido del presente Siglo XXI, nos hemos convertido en testigos (y a veces actores) del maravilloso progreso que se ha experimentado a niveles científicos-tecnológicos, con múltiples aportes en diferentes áreas, a una vertiginosa velocidad, nunca antes conocida por la humanidad.

Sin lugar a dudas, la paz mundial que se está disfrutando, desde 1945, e inclusive la misma guerra fría, han sido el marco político-social general que permitió el referido progreso de las ciencias, las tecnologías así como el magnífico incremento de la productividad en los diversos renglones de la economía.

Todo lo cual demostró que los avances de las ciencias y del conocimiento, el aumento de la producción de bienes materiales y la calidad de los servicios son resultados directos del clima de paz mundial reinante en la actualidad.

Pero esa aclamada y necesaria paz mundial que se obtuvo gracias a un alto costo en sangre, dolor, prisiones, hambre y sufrimientos se está “moviendo en el filo de una navaja”.

La industria y comerciantes de productos para las guerras, en interés de incrementar sus insaciables y abundantes ganancias económicas, aguijonean a líderes de los países poderosos a tal grado que ha reaparecido una peligrosa tensión con acciones que avizoran la posibilidad de una tercera conflagración mundial.

En ese delicado contexto de la geopolítica mundial se inscriben estos recientes acontecimientos:

a.) EE.UU. incrementa en más de un 9% su presupuesto militar y, en base a un cuestionado pretexto, bombardea a Siria. Posteriormente, recibe el respaldo de Alemania y Francia.

b.) Rusia defiende al gobierno de Siria y envía portaviones para ayudar a su gobierno amigo.

c.) EE.UU. lanza la mayor bomba no nuclear (la Madre de Todas las Bombas) en Afganistán.

d.) En directa réplica, Rusia informa que tiene al “Padre de Todas las Bombas”.

e.) EE. UU. envía portaviones y bombarderos a Corea del Sur, principal país adversario de Corea del Norte.

f.) Corea del Norte, desafiante, realiza exhibiciones militares y pruebas con su arsenal armamentístico, con mísiles balísticos e incluso bombas atómicas.

g.) China reitera de su solidaria amistad, relación comercial y apoyo político a Corea del Norte.

h.) Los organismos multilaterales internacionales de la diplomacia, empezando por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y su Consejo de Seguridad, ponen de manifiesto su impotencia e incapacidad para poner coto a la tensa situación que se está creando entre estas grandes potencias.

Ante tan dramáticas y peligrosas situaciones y otras actividades subyacentes que les son afines, varios estudiosos de las causas de las anteriores dos guerras mundiales consideran que se están creando condiciones objetivas y subjetivas que vaticinan una posible Tercera Guerra Mundial.

Estamos muy convencidos que nadie (países o líderes) ganaría con el desarrollo de una Tercera Guerra Mundial y que por el contrario toda la humanidad resultaría terriblemente afectada y diezmada, razones por las que se impone desatar una fuerte ofensiva para evitar que se convierta en una lamentabilísima realidad.

Vamos a sumarnos al oportuno llamado del Papa Francisco, que consciente del peligro que amenaza a la humanidad, manifestó:

“El mundo debe detener a los hombres de guerra. Porque los inocentes siempre son los que pagan el precio”.

“Como he dicho en el reciente mensaje para la Jornada Mundial de la Paz, el siglo pasado fue devastado por dos guerras mundiales mortales, ha conocido la amenaza de la guerra nuclear y un gran número de otros conflictos, mientras hoy por desgracia somos presa de una terrible guerra mundial a pedazos”.

“Pido más fuertemente que haya paz en este mundo dominado por traficantes de armas que se benefician de la sangre de mujeres y hombres”.

Con ese noble propósito es necesario exigir a la ONU, iglesias de todas las religiones, otros organismos multilaterales internacionales, a los medios de comunicación y redes sociales, a los líderes de los partidos políticos y de las organizaciones de la sociedad civil a nivel mundial para que asuman la urgente tarea de promover acciones concretas para evitar la llegada de una Tercera Guerra Mundial y promover la paz mundial hasta hacerla sostenible para beneficio de la humanidad.

Ante el dilema Paz mundial Vs. Guerra mundial, todos los hombres y mujeres conscientes de esta situación, debemos aunar esfuerzos y realizar acciones a favor de la Paz Mundial para que se imponga a la llegada de una catastrófica Tercera Guerra Mundial.

últimas Noticias

Noticias Relacionadas