Editorial

En el 52 aniversario de la epopeya de abril

Lunes 24 de abril – viernes 28 de abril. Inicio de la semana laboral en República Dominicana con el aniversario del estallido de la Revolución Constitucionalista de 1965, uno de los más relevantes hechos patrióticos del siglo pasado y el final de la semana lo marca el aniversario de la trágica intervención de tropas norteamericanas, también en 1965.

Una semana para poner en primer plano esos acontecimientos y rendir tributo de reconocimiento a quienes ofrendaron sus vidas para reclamar la vuelta a la Constitución de 1963.

El golpe de Estado al gobierno del profesor Juan Bosch, en septiembre de 1963, que puso fin al primer gobierno democrático en República Dominicana luego de la desaparición de la dictadura, como era de esperarse, trajo consigo el rechazo de sectores que vieron frustrar la correcta conducción del país.

Esta reacción no se produjo de manera inmediata, esperó un año y siete meses con el estallido revolucionario de abril, que inició con una rebelión militar a cargo de jóvenes oficiales indignados por el rumbo que el país había tomado después de la realización del golpe que derrocó al gobierno democrático del Profesor Juan Bosch.

La noticia del levantamiento militar contó en lo inmediato con una oportuna divulgación que originó la sumatoria del pueblo al objetivo perseguido por los militares sublevados, convirtiendo entonces la acción en una insurrección popular.

Un pueblo enardecido que junto a militares conscientes reclamaban el retorno a la Constitución de 1963, mancillada con el golpe de Estado y el regreso al poder del presidente Juan Bosch.

Así de desarrolló la Revolución de Abril de 1965, una de las gestas heroicas más hermosas y patrióticas de nuestra historia, la que se vio truncada cuando fuerzas militares extranjeras invadieron el país, que no detuvo en lo inmediato la resistencia y al pueblo en las calles, convirtiendo la insurrección popular en una Guerra Patria.

Los revolucionarios establecieron entonces el Gobierno Constitucional encabezado por el coronel Francisco Caamaño Deñó, mientras se esperaba el restablecimiento del gobierno de 1963.

En el 52 aniversario de la gran epopeya de abril, el Partido de la Liberación Dominicana, como lo hizo su gobierno, se une al sentir del pueblo dominicano, recordando con gratitud y respeto a aquello, quienes ofrendaron sus vidas para reclamar el restablecimiento de la democracia.

Un recuerdo doloroso, la invasión de tropas extranjeras en nuestro territorio, se une al regocijo de la insurrección popular, para 52 años después resaltar la madurez políticas de nuestra población y la consolidación de nuestra democracia, fortalecida en los últimos años en los gobiernos del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), que como expresara el presidente de nuestra organización, el ex Presidente Leonel Fernández, es el hijo legítimo de uno de los más grandes acontecimientos históricos de la vida nacional: La Revolución de Abril.

Reverenciamos a los héroes y mártires de abril del 65, hombres y mujeres valientes, que enfrentaron a traidores e intrusos. Mujeres y hombres que llenaron de gloria la historia de nuestro país defendiendo su honor y soberanía. ¡Que vivan!.

últimas Noticias

Noticias Relacionadas