Editorial

Sobresaliente calidad del sector salud

El debate actual sobre temas manejados y mantenido en el tapete respondiendo al interés político o económico de sus propulsores, originaron, de forma imperdonable, que una noticia de trascendencia de los días pasados, se fuera a segundos planos.

Es inexcusable que pasara por debajo de la mesa la información dada a conocer por el Ministerio de Salud, dependencia estatal que reveló que en 2016 se produjo una sensible reducción de la tasa de mortalidad materna al descender a 90.1 por 100 mil nacidos vivos en comparación con la tasa de 99.3 en 2015. La reducción representa un 9.2 por ciento y es la más baja que registra el país en nueve años.

La Mortalidad Materna es un parámetro del sector salud que describe la muerte de una mujer durante el embarazo, el parto o el posparto. La muerte materna es un indicador claro de injusticia social, desigualdad de género y pobreza.

“Que un embarazo o parto desemboque en la muerte de la mujer refleja problemas estructurales, tanto de acceso al control de natalidad como de atención a la salud” manifiesta la Organización Mundial de la Salud al definir lo que refleja las estadísticas referida a la mortandad materna.

La tasa de 90.1 es la más baja registrada en los últimos nueve años, y además coloca al país en ruta al promedio regional de 82 por cada 100 mil nacidos vivos.

La mortalidad materna es un evento de alerta, que vigila la calidad de los sistemas de salud en los países del mundo.

Presentando las estadísticas, como lo hacen los diferentes Estados, se contribuye a incrementar el grado de compromiso por parte de las autoridades, de la ciudadanía y esencialmente del personal de salud para alcanzar el objetivo de disminución de la tasa, que a medidas que se reduce, refleja trato cuidadoso, más atención y protección ciudadana, en este caso a nuestras mujeres.

La disminución de la mortalidad materna es una prioridad para la presente gestión de gobierno peledeísta, y por eso los enfoques en una mayor capacitación del personal sanitario y en el fortalecimiento de los protocolos de atención obstétrica, para así atacar las causas de defunciones vinculadas al parto y al embarazo.

El Fondo de Población de las Naciones Unidas, afirma que un importante porcentaje de muertes maternas se pueden evitar tan solo con una adecuada atención sanitaria a la madre gestante. Es lo que ha guiado a las autoridades de salud de Republica Dominicana a aplicar una “Guía de prácticas clínicas para la atención de embarazadas”, garantizando el embarazo y el parto sin riesgos, la afiliación de miles de mujeres al Seguro Nacional de Salud (SeNaSa), entre otras acciones puntuales, que permite exhibir cifras que reflejan vías de solución de problemas recurrentes.

Una mejor tasa de mortalidad materna se traduce en sobresaliente calidad del sistema de salud en República Dominicana, que saludamos.

últimas Noticias

Noticias Relacionadas