Editorial

Con la moral en alto, actuemos con prudencia

Los enfoques de análisis y crónicas periodísticas en los medios de comunicación tradicionales y los comentarios en las llamadas redes sociales procuran colocar al Partido de la Liberación Dominicana en el despeñadero.

Encausar por ante los tribunales cinco miembros de la dirección partidaria por el caso de los supuestos sobornos de la constructora Odebrecht ha generado un mar de nefastas predicciones en la organización política mas exitosa en los años en democracia de Republica Dominicana.

Se habla de que el PLD esta en un callejón sin salida, de que a lo interno se librarán difíciles batallas, de que se está en el principio del fin de la organización y hasta que en las filas peledeístas ha estallado un terremoto político.

El financiamiento de actividades de campaña electoral, que no es un delito, no se puede ver como un soborno. Si así lo fuere lo seria también los patrocinios publicitarios de programas y espacios en los medios masivos de comunicación.

Desde un principio el expediente acusatorio, lleno de incongruencias e inexactitudes, ha creado una notable confusión en la población de la que no se excluye la dirigencia y militancia del Partido de la Liberación Dominicana.

A este segmento se dirige Vanguardia del Pueblo con esta nota en la que llamamos a mantener unida a la familia peledeísta, a evitar las especulaciones, a seguir con atención la postura de la dirección política, que ha dado la cara.

La confusión derivada de la aparatosidad en el manejo del caso, que lo hacen ver como un espectáculo de mal gusto, no debe desalentar la tropa morada, que cuenta con acciones y hechos que traducen una excelente obra de gobierno, manifiesta en los avances de la economía, la educación, la institucionalidad y la inclusión social, entre otros aspectos, que son referentes en otras naciones de la región.

El momento impone una declaratoria de alerta para vigilar los aprestos en contra del Partido de la Liberación Dominicana, manteniendo en alto la moral y actuar siempre con prudencia, cualidad esencial en el gobernante y en quien optó por el ejercicio de la política.

últimas Noticias

Noticias Relacionadas