Editorial

Una pena anticipada

Con el voto disidente de la juez Mirian German se defendió el respeto al debido proceso y la presunción de inocencia de los encartados por el caso Odebrecht.

Esta fue la posición asumida por el Comité Político cuando se pronunció frente al pueblo dominicano solicitando respetar el debido proceso, no solo a los cinco importantes miembros del Partido de la Liberación Dominicana, sino de todos y cada uno de los encartados.

Sin embargo, la decisión de la mayoría de los jueces de la Sala Penal de la SCJ, nos ha sorprendido por ser contradictorio, ya que a todos los encartados correspondía levantar el arresto, aún estableciendo garantías económicas e impedimentos de salida.

Según lo expresado por la magistrada presidenta de la sala penal de la SCJ, Dra. Miriam German Brito “la decisión se basa más bien en aspectos que más que propios de una medida de coerción, parecen serlo de una pena”.

El pueblo dominicano esta exigiendo a nuestros gobernantes actuar con transparencia, compromiso social, castigando la impunidad y la corrupción, pero sobre bases legales, respetando los derechos fundamentales de las personas, pues la única garantía para asegurar la paz es la sujeción plena al derecho.

Aunque estas personas ya fueron condenadas por una parte del pueblo dominicano, debe quedar como lección tanto al ministerio publico como a la justicia el compromiso innegable que ambos estamentos desempeñan en el tablero de la democracia.

Concluimos este editorial citando las palabras de la magistrada German: “Alguien dijo que “el corazón humano es un campo de batalla, donde se enfrentan la libertad y el miedo, creo que para el juez la frontera más lejana debe ser la del miedo”.

últimas Noticias

Noticias Relacionadas