Políticas

Noam Chomsky: Transitamos la tormenta perfecta

El académico estadounidense Noam Chomsky afirmó en Uruguay que la humanidad vive una época muy singular, tras advertir sobre sobre el peligro de lo que llamó la tormenta perfecta. Este es “un periodo muy especial de la historia de la humanidad”, aseguró el destacado lingüista en la conferencia Los desafíos para construir democracias solidarias, organizada por la fundación Líber Seregni y enmarcada en el ciclo de debates ¿Qué significa ser de izquierda en el siglo XXI?.

Chomsky señaló que hace apenas pocos años los hombres construyeron dos máquinas de destrucción que son un peligro para la vida: las armas nucleares y la catástrofe medioambiental, de las cuales hay “más de estas máquinas esperando para destruirnos”.

Apuntó que dentro de los logros, las fuerzas dominantes de la sociedad global instituyeron políticas que erosionan de manera sistemática la mejor línea de defensa contra la autodestrucción.

En referencia, dijo, a que la inteligencia humana creó “la tormenta perfecta”, que de continuar ese experimento humano, probablemente, no sobreviva por mucho tiempo.

Remarcó que la mejor defensa contra este desastre inminente sería una “democracia funcional”, en la que ciudadanos informados e involucrados se unan para así poder desarrollar medios que pudieran superar esta amenaza.

El también profesor y filósofo estadounidense aseguró que las políticas neoliberales potenciaron esta amenaza y de alguna manera estas “excluyen a la población general de participar en el proceso de creación de políticas”.

Comentó que ese proceso ha promovido una concentración de la riqueza y también del poder político y es “una manera de socavar las instituciones”, que podrían ser responsables y dar respuestas a la voluntad del público general, con lo cual se disminuye la democracia real, apostilló.

Asociada con esta erosión de la democracia, comentó, también se produce un ataque al aparato de regulación que de alguna manera podría mitigar las amenazas, y apuntó que todo esto “se vive de una manera muy dramática” en el país más poderoso del mundo.

Chomsky citó el boletín de científicos atómicos de marzo pasado, sobre los programas de modernización nuclear iniciados por el presidente Barack Obama y continuados por su sucesor Donald Trump.

En ese sentido, expresó que allí se plantea que la modernización nuclear de Estados Unidos “está socavando la estabilidad estratégica de la cual dependemos para sobre vivir”.

Sobre la base del documento, subrayó que la modernización actual de esos programas “incluyen tecnologías revolucionarias que aumentan de gran manera la capacidad de los arsenales de misiles balísticos de Estados Unidos”.

Al referirse al calentamiento global aseveró que cualquiera puede darse cuenta de que “los peligros son importantes e inminentes” y se preguntó cómo vamos a reaccionar ante esto.

En su conferencia de casi una hora, en la que estuvo acompañado por el exmandatario José Mujica y el presidente del Frente Amplio, Javier Miranda, Chomsky mencionó los esfuerzos de la comunidad mundial por contrarrestar los efectos del cambio climático y los pasos de su país en este sentido.

Amenaza de guerra nuclear y catástrofe ambiental

Noam Chomsky, una de las figuras más destacadas de la lingüística del siglo XX, está en Uruguay y se este lunes brindó una conferencia en el Salón Azul de la Intendencia de Montevideo.

Ayer domingo, el también filósofo y profesor visitó la chacra en la que residen los senadores José Mujica y Lucía Topolansky. Luego fue invitado al Quincho de Varela donde formó parte de un documental realizado por una productora mexicana junto con Mujica, motivo por el que viajó a Montevideo.

Sentado junto a Mujica, el presidente del Frente Amplio, Javier Miranda, le dio la bienvenida esta mañana a Chomsky, destacando el esfuerzo que realizó la fundación Líber Seregni por una apuesta al diálogo constructivo con esta visita.

Mujica hizo uso de la palabra, dijo que es “un honor ser el telonero” y agradeció a Chomsky por ser “una especie de humilde trampolín para que el mundo de los jóvenes pueda conocerte y testimoniarte”. Y también dijo, leyendo un discurso plasmado en un par de hojas: “Agradezco a la vida haberte conocido”.

A su turno, Chomsky, comenzó con su conferencia titulada “Los desafíos para construir democracias solidarias”. El lingüista dijo que “nos guste o no estamos viviendo en una época muy singular” y que en pocos años “la humanidad ha construido dos máquinas de destrucción”: las armas nucleares y la catástrofe medioambiental.

Ante estas amenazas, “la mejor defensa sería una democracia funcional para superarlas”, pero “las políticas neoliberalistas generadas en las últimas generaciones han potenciado esta amenaza. Estas políticas excluyen a la población general de participar en el proceso de la creación de políticas”.

Para Chomsky “la amenaza de una guerra nuclear y una catástrofe ambiental acercan el riesgo de una destrucción planetaria”.

Habló luego de la Guerra Fría y opinó que la seguridad de la gente no fue nunca una preocupación central de los gobiernos: “La seguridad de la población es una preocupación mínima, menor. Y hoy lo sigue siendo”, agregó.

El lingüista mencionó algunos momentos específicos en que Estados Unidos priorizó el poder mundial arriesgando la seguridad del planeta: “La modernización armamentística de Estados Unidos está socavando la estabilidad estratégica de la que dependemos para sobrevivir”.

Chomsky habló después sobre la cooperación diplomática para abordar el calentamiento global y mencionó el caso de la posición de Estados Unidos ante el acuerdo de París.

Dijo que este país, que es una de las potencias mundiales, no se esfuerza contra el cambio climático: “Mientras el mundo intenta salvarse de la catástrofe climática, la nación más poderosa y rica nos dirige hacia la destrucción”. Y agregó que “los esfuerzos por tratar de combatir las catástrofes son liderados por las poblaciones que llamamos primitivas”.

Chomsky dijo que “hablar del cambio climático está ´prohibido´ en el partido republicano de Estados Unidos y los medios de prensa allí siguieron ese juego”.

Sobre la crisis de los refugiados, opinó que la misma “es más bien una crisis moral” y una “responsabilidad de occidente”.

Preguntas a Chomsky

La senadora frenteamplista Constanza Moreira fue una de las personas que al culminar la conferencia realizó una pregunta a Chomsky: “¿Qué lugar le ve a América Latina para mejorar las perspectivas de supervivencia global?”.

El lingüista respondió que “América Latina fue la primera víctima en el programa de ajuste estructural que devastó el continente en los ´80 y ´90. Y señaló que América Latina tiene muchos recursos, pero se han utilizado para enriquecer un pequeño sector de gran riqueza: “La izquierda política latinoamericana ha sido incapaz de evitar la corrupción endémica que hay en todos lados”. Son problemas “importantes” pero “que se pueden superar”, dijo.

“La estructura de clases de América Latina está inclinada. Hay una gran falta de igualdad, una gran concentración de poder”, opinó.

“América Latina puede jugar un papel en liberarse de la opresión neoliberales. Ya han hecho cosas y se pueden hacer más”, concluyó.

La segunda pregunta estuvo a cargo de Fernando Pereira, presidente del Pit-Cnt, quien consultó a Chomsky cómo impacta en el mundo, y especialmente en América Latina, la decadencia de Estados Unidos.

Chomsky dijo que este “es un tema importante, hay un declive en algunos aspectos, como en crecimiento, pero en la dimensión militar no hay competencia, Estados Unidos gasta mas que todo el resto del mundo combinado. En tecnología está mucho más avanzado”, dijo.

Luego le preguntaron si los acuerdos de libre comercio globales son una “nueva etapa del poder corporativo”, a lo que Chomsky respondió relativizando que estos acuerdos sean realmente lo que dicen que son: “Tomemos en cuenta que los llamados acuerdos de libre comercio son acuerdos de inversión, hay que usar los términos correctos”, dijo.

Y la última pregunta fue “¿cómo hacemos para que ciencia, tecnología e innovación sirvan menos para ampliar poder de las elites económicas y políticas y más para que los sectores populares sean agentes de la mejora social y la sustentabilidad ambiental?”.

Chomsky dijo que “la tecnología es neutral” y que “puede ser utilizada para controlar a las personas como consumidores o para que la gente se involucre y se informe”.

últimas Noticias

Noticias Relacionadas