Políticas

Entrevista a presidente Evo Morales de Bolivia

Vanguardia del Pueblo reproduce en este segmento la entrevista al presidente de Bolivia Evo Morales a cargo de los enviados Alberto Corona y Ariel Barredo Coya de la agencia Prensa Latina a la que estamos afiliados. La misma se produjo en Nicaragua en la cita de los movimientos sociales y partidos progresistas de Latinoamérica y el Caribe en el XXIII Encuentro del Foro de Sao Paulo.

Evo Morales: “Ya no estamos en los tiempos del reparto imperial” (I)

Pese a la coyuntura actual desfavorable del mundo ante una nueva contraofensiva neoliberal, el optimismo revolucionario no deja de estar presente en los movimientos progresistas. Así lo exteriorizó el presidente de Bolivia, Evo Morales, en una amplia entrevista concedida a Prensa Latina.

Managua devino el escenario propicio para este diálogo, al celebrarse el aniversario 38 de la Revolución Popular Sandinista y congregar a los movimientos sociales y partidos de izquierda de Latinoamérica y el Caribe en el XXIII Encuentro del Foro de Sao Paulo.

En un ambiente sosegado y distendido, el presidente Morales valoró la trascendencia de la cita regional. En sus palabras, “una gran escuela de debate permanente” sobre la liberación de los pueblos.

“Para nadie es un secreto que el sistema capitalista está en decadencia. Se expanden sus crisis. Por eso es el mejor momento para unirnos y relanzar nuestra lucha”, afirmó.
A su juicio, si líderes históricos como Fidel Castro, el venezolano Hugo Chávez y el argentino Néstor Kichner estuvieran con vida, reclamarían hoy más que nunca la unidad de los pueblos.

EVITAR QUE VENEZUELA SEA OTRA LIBIA

En ese sentido, Morales encomió la adopción del Consenso de Nuestra América como plataforma programática del Foro para gestar un frente común, además del pronunciamiento unánime de respaldo a Venezuela y a la Asamblea Constituyente propuesta por el presidente Nicolás Maduro para buscar una salida pacífica al conflicto en ese país.

“Como siempre Estados Unidos quiere el petróleo venezolano, por eso tantos intentos de intervención y golpes de Estado”, señaló.

Igualmente recordó la agresión de 2011 a Libia, donde la oposición al gobierno de Muamar el Gadafi fue un pretexto para gestar la intervención armada que dio el control sobre las reservas petrolíferas de ese país a las transnacionales norteamericanas y europeas.

“Han destrozado a Libia en nombre de los derechos humanos, y hoy no hay allí salud ni educación. Solo hay que ver también cómo están Iraq, Afganistán y Siria”, apuntó, al reiterar su solidaridad y apoyo al pueblo venezolano, que lucha por su soberanía y dignidad.

“Lo que quieren (los imperialistas) en Venezuela es otra Libia, otra Siria, otro Afganistán, para apoderarse con cualquier pretexto del petróleo”.

“Es el último recurso que les queda, después de tanta agresión que ha resistido el pueblo venezolano”, explicó, para resaltar a continuación que ningún país podría resistir semejantes ataques sin el suficiente respaldo popular a su gobierno.

Ante la campaña mediática contra la Revolución Bolivariana, Morales lamentó que algunos expresidentes sumisos al imperialismo secunden el golpe que intenta realizar la derecha en connivencia con la Organización de Estados Americanos (OEA).

“La OEA siempre será un organismo al servicio del Imperio. No se puede entender cómo un hermano latinoamericano como (el uruguayo Luis) Almagro sea el mejor golpista. Es otro Almagro”, valoró.

De igual manera comentó que el Mercosur (Mercado Común del Sur) no debería convertirse en “otra OEA”, al referirse a la propuesta de algunos de sus Estados miembros de echar a Venezuela de ese bloque económico.

“Los gobiernos de la región debemos ser los que más integremos y no expertos en expulsarnos. Esperemos que algunos presidentes no sean fieles sirvientes del Imperio ni de la OEA”, agregó.

JUSTICIA SOCIAL VS. CAPITALISMO

Frente a las crisis económicas del capitalismo, el presidente bolviano insistió que la región debe estar unida.

Es el mejor momento para que nuestros mercados internos sean una potencia continental, como la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) o la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), opinó.

“Nuestras diferencias son el libre mercado contra el comercio de complementariedad. Este último es nuestro modelo y nos ha dado resultados”.

De acuerdo con el líder aymara, con la política de competitividad solo ganan los grandes empresarios y las trasnacionales, no los pequeños productores o las empresas comunitarias, por lo cual llamó a establecer políticas que beneficien a los pueblos.

“Mientras el rico sea más rico y el pobre más pobre, habrá protestas sociales. La justicia social es necesaria para la paz. La única forma de garantizar la justicia social es buscando equilibrio económico entre los países. El libre mercado no garantiza eso”.

En Bolivia, puntualizó respecto al modelo de complementariedad, que el país ha crecido económicamente tanto como en 128 años. En una década hemos hecho lo que no hicimos en casi dos siglos.

SOLIDARIDAD CON LULA Y EL PT DE BRASIL

Entre las problemáticas actuales del continente, el mandatario también aludió al juicio político que pretende imponerle la derecha brasileña al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva para inhabilitar su participación en las próximas elecciones.

“No hay una sola prueba que incrimine a Lula, y sin embargo dictan una sentencia, lo que demuestra la injusticia en su contra. Porque la derecha y el imperialismo norteamericano saben que si Lula se presenta como candidato, saldría ganador. Y no quieren que eso suceda.

“Esperemos que la prensa no esté tergiversando sobre el actual presidente (Michel Temer), con semejantes escándalos de corrupción, aunque la justicia y las autoridades del país no dicen nada al respecto”.

Morales rememoró que conoció a Lula en los foros sociales de Porto Alegre y de Sao Paulo, cuando apenas iniciaba su carrera como dirigente sindical y Lula ya era un líder reconocido.
“Pero poco a poco nos hemos ido conociendo, hemos compartido experiencias de administración pública y lamento que tenga este problema.

Tarde o temprano la verdad saldrá a la luz”, enfatizó.

Evo Morales: “Ya no estamos en los tiempos del reparto imperial” (II)

Pocas horas antes de viajar a La Habana desde esta capital, el presidente de Bolivia, Evo Morales, expresó su solidaridad con el pueblo y el gobierno cubanos.

Frente a las medidas anunciadas por la administración estadounidense del presidente Donald Trump para un recrudecimiento del bloqueo económico, comercial y financiero contra Cuba, el mandatario boliviano evocó que desde hace más de medio siglo Fidel Castro y su pueblo supieron enfrentar esa política hostil.

En diálogo con Prensa Latina, aludió así a la capacidad de resistencia y fortaleza de los principios emanados de la Revolución Cubana.

En ese sentido, Morales consideró que esta nueva amenaza del presidente Trump es un síntoma de debilidad de los Estados Unidos.

“Hace 50 años Cuba estaba sola y resistió, pero ahora no está sola, gracias a esa lucha de Fidel”. Y ejemplificó cómo en las votaciones de las Naciones Unidas sobre la necesidad de poner fin al bloqueo, Estados Unidos siempre queda aislado.

Para justificar su política agresiva hacia la Isla, el gobierno de Washington acude a supuestas violaciones de los derechos humanos.

“¿Qué moral tiene para hablar de derechos humanos con tantas intervenciones, con bases militares, solo para saquear los recursos naturales de otros países?”, cuestionó.

En opinión del jefe de Estado, Cuba responderá como siempre con su política de paz y justicia social, que lo erigen en uno de los países más solidarios del mundo.

“Ya no estamos en los tiempos del reparto imperial, sino que son nuevos tiempos, por tanto Cuba no debe sentirse sola. El mundo está con ella. Y hoy Cuba es ejemplo, es la madre de las revoluciones de América Latina”, acotó.

REVOLUCIÓN SANDINISTA, UNA ALTERNATIVA VIABLE

Mientras transcurría esta entrevista, desde la estancia se podía divisar el hormigueo de gente en las calles de Managua hacia la Plaza de la Fe para conmemorar el aniversario 38 del triunfo de la Revolución Popular Sandinista.

En ese contexto, el presidente boliviano elogió los logros de un proceso que se inició en 1979 y que, tras un paréntesis de 16 años marcados por gobiernos neoliberales, supo demostrar su validez como alternativa viable para el desarrollo del país.

Muestra de ello son los resultados económicos y sociales que exhibe hoy la nación centroamericana, reconocidos por diversos organismos internacionales y gobiernos de otras latitudes.

Vinimos a saludar este aniversario de la revolución y reconocer al pueblo nicaragüense, que no se equivocó en su lucha para derrocar una de las dictaduras más sangrientas de la región, significó Morales.

Asimismo, exteriorizó su admiración por los guerrilleros que hicieron posible ese triunfo y que retomaron el poder por la vía democrática.

Siento y veo que este gobierno liderado por Daniel Ortega se está convirtiendo en uno de los mejores de Centroamérica, generando crecimiento económico, resolviendo los problemas. Esa es la Revolución Sandinista, remarcó.

LA IZQUIERDA EN EL PODER

A la pregunta, partiendo desde su experiencia, sobre cuánto puede hacer la izquierda desde el poder para transformar la realidad social, económica, cultural y política de un país, el líder aymara tomó una bocanada de aire y dejó entrever con su expresión facial que existen un sinfín de posibilidades.

No obstante, partió de la premisa de que el factor vital es la unidad, comprendida esta como aquella que aglutine a las amplias mayorías históricamente marginadas por siglos de explotación y saqueos.

En el caso de Bolivia refirió que los sectores más vilipendiados tradicionalmente lograron conformar una alianza a través del movimiento campesino e indígena.

Esa unidad, aseguró, se ha constituido como un instrumento político de liberación. No se trata de un grupo de “expertos” en políticas económicas o ideológicas, sino que es orgánicamente un movimiento social.

Gracias a ello, nosotros mismos nos gobernamos. Antes las potencias eran las que venían a administrar nuestros países. Ahora desde Europa, por ejemplo, algunos partidos vienen a aprender de nosotros los latinoamericanos.

Otro aspecto que estimó esencial es la recuperación de las empresas públicas y la nacionalización de los principales recursos, elemento fundamental para la lucha por reducir la pobreza.

Es necesario un Estado que represente al pueblo. En el pasado teníamos un Estado impostor, controlado por los oligarcas. Mientras que ahora son distintos sectores sociales lo que gobiernan y dan cuerpo a un Estado plurinacional, resaltó.

SALIDA AL MAR

Sobre la aspiración de su país a recuperar una salida al mar, señaló que el diferendo territorial entre Bolivia y Chile no es una cuestión bilateral, sino un tema de carácter latinoamericano y de integración de nuestros pueblos.

Estamos reclamando por un derecho, por justicia, es una batalla económica que afecta sobremanera el desarrollo de Bolivia, apuntó.

Al reflexionar sobre la mediterraneidad de su país, Morales sostuvo que sin esta el crecimiento de la economía boliviana sería un dos por ciento por encima del que registra actualmente.
“Es decir, que si creció un cuatro por ciento el año pasado, este se incrementaría a un seis por ciento anual”.

Los pueblos lo saben, sentenció. Por eso el Foro de Sao Paulo mostró un respaldo unánime a que Bolivia vuelva al océano Pacífico con soberanía.

últimas Noticias

Noticias Relacionadas