Opinión

La economía del futuro

Los hitos de la economía en la era del conocimiento han marcado la historia política y social de la humanidad de manera muy sensible, en algunos casos de forma perceptible y en otros imperceptibles. Los hitos que analizamos en este trabajo de investigación articulado son el marco jurídico, la producción industrial, el conocimiento tecnológico, el empleo, la estructura social y el impacto social que impulsan.

La lógica del pensamiento económico transita por varios caminos para encontrar en la investigación, en el marco jurídico, en el desarrollo económico, la nueva tecnología y las formas de conocimiento social las respuestas a las preguntas sobre cómo será el futuro de las actividades económicas, con especial incidencia en la industria como metáfora de las nuevas formas de producción, el análisis de los cambios en la estructura social y las consecuencias que promueven las nuevas formas de estructuración hacia el desarrollo económico en la era del conocimiento.

Nuestra teoría es que la erosión de la industria clásica y la era del conocimiento consagran al conocimiento científico, al imperativo tecnológico, a los usos de I + D + i y a las formas expresivas de conocimiento social y político. La comprensión de este fenómeno se infiere desde tres supuestos importantes: a) El valor del imperativo de la innovación. b) El carácter emprendedor de los individuos, c) La capacidad de las organizaciones y las personas para generar creatividad. Las referencias en las que se apoyan estas propuestas, se condensan en la capacidad para mantener que la competitividad y la productividad son íconos de la nueva era del conocimiento.

Las propuestas planteadas tienen problemas no resueltos que generan consecuencias, algunas no previstas y otras indeseadas. Una de las más llamativas la expone el economista D. Rodrik (2013), cuando escribe que uno de los temas que tensiona este tiempo es que el progreso tecnológico es tan rápido y sorprendente que organizaciones, instituciones, políticas y mentalidades no siguen el ritmo del avance hacia el futuro.

Esta afirmación es muy evidente en el devenir hitórico de la República Dominicana, por ejemplo, en el año 2010 se realizó la reforma a la Constitución. Esta reforma constituyó un hito, uno de los acontecimientos más relevantes en la historia moderna republicana. Se estableció un nuevo marco jurídico que ha servido de soporte a la perspectiva histórica y económica del país. Sin embargo, no hay duda de que las dinámicas sociales son procesos con un alto componente socio-cultural y, la identificación, la confianza, el reconocimiento y la competencia juegan su papel en los momentos innovadores, creando sociedades competitivas que tienen escenario en la era del conocimiento. Este acontecimiento proporcionó un gran soporte a la perspectiva histórica, en este caso, los recorridos por el cambio transitan hacia las transformaciones estructurales.

Esta senda de la teoría del cambio, a veces imperceptible, es la que nos hace entender el tránsito imperativo a la economía del futuro.

últimas Noticias

Noticias Relacionadas