Opinión

Un consejo a la Marcha Verde

Los procesos sociales en todas partes del mundo traen consigo importantes elementos transformadores que deben servir de orientación a todos aquellos que aspiran a un verdadero cambio social de la sociedad en donde viven.

Pienso que lo primero que debe primar en todos aquellos actores y sectores sociales que se involucran en el sacrificado, pero justo camino de la transformación de las estructuras sociales, económicas y políticas que hoy tenemos, es la honradez ciudadana.

No se puede, por ejemplo, estar pidiendo transparencia y rendición de cuentas a todos los poderes públicos, sector privado y otros sectores, cuando los que impulsan ese reclamo social, valido por demás, se niegan tajantemente presentar un informe de los ingresos y egresos en que han incurrido en la denominada Marcha Verde.

Es inaceptable, que a estas alturas del juego, los que dirigen esa estructura ciudadana vibrante se estén permitiendo el lujo de no explicar de manera honesta al país, de que litoral nacional o internacional están recibiendo aportes económicos para financiar y mover esa macro estructura de un pueblo a otro.

Resulta insólito que en ese colectivo social, tan dado exigir diafanidad a todo el mundo, no se haya interesado en decirle a esta sociedad cual ha sido la inversión en camisetas, gorras, transporte, alquiler de equipos, merienda y agua, desde aquel histórico enero de este año cuando comenzaron a movilizarse.

Una verdadera cultura de transparencia, se construye a partir de la responsabilidad ciudadana y combatir la corrupción, en el ámbito político, empresarial y social, tiene que ver con lo cotidiano, con actuaciones personales y colectivas éticas y fundamentadas en el respeto a la legalidad.

Cuando hablamos de una cultura de transparencia, nos referimos al fortalecimiento de las buenas prácticas institucionales vinculadas directamente a procedimientos de participación ciudadana, acceso a la información, auditoría social y rendición de cuentas.

De manera, que en estos momentos que los organizadores del colectivo verde han anunciado una tregua para definir la matriz programática de lucha que seguirán en lo adelante, se hace imperativo que expliquen para una mejor salud de su causa, el más mínimo detalle de sus egresos e ingresos.

El clamor de transparencia y rendición de cuentas, no debe ser limitativo ni dirigido de manera exclusiva al sector público ni privado, sino, que debe abarcar a todo el accionar social.

últimas Noticias

Noticias Relacionadas