Opinión

¡Sociedad como burbuja o líquida!

“La población dominicana se mueve hacia arriba y abajo, como ocurre con las burbujas cuando se agita una botella de gaseosa”, con esas palabras explicaba Juan Bosch sus observaciones, era una conversación de unos pocos y corría el año 1998. Apesar de la disminución por sus casi noventa años, se refería a lo que apreciaba.

Visitaba la oficina política que operaba en la Av. Independencia a una cuadra de la Casa Nacional del PLD, para las elecciones de medio tiempo de ese año.

Mirándolo fijamente le preguntarle “¿cómo así profesor?” Giró su mirada y extendió su mano para coger una gaseosa de encima de una mesita y agitándola dijo “¡fíjate cómo se mueven las burbujas!

Se vive, dijo, un momento de una gran movilidad social; se puede ver como una estructura social se va quebrando.

Tenía razón, se aprecia presencia social mezclada, en centros comerciales, de diversión, clínicas, colegios y hasta en las iglesias, que eran reservados para las élites oligárquicas, hoy convertidos en grupos capitalistas. Los valores y las expresiones culturales son volátiles.

Increíblemente, a una conclusión similar, no igual, llegaron doce años después Ziygmunt Bauman, premio Príncipe de Asturias 2010 y Alain Touraine, sociólogo, filósofo y ensayista, quienes realizaron una investigación enfocada en la modernidad, definiendo la forma habitual de vivir en nuestras sociedades, ya no en burbuja, sino como “la vida líquida”. Donde los valores son volátiles y nada es bueno ni malo.

Definitivamente, la pos modernidad digital produce las burbujas o “la vida líquida”. Lo que se va produciendo tiene expresión física. Un amigo dijo impresionarse al asomarse a unos ventanales del piso 18 de una torre de apartamentos; vió las grandes edificaciones levantadas en la ciudad de Santo Domingo. Comentó sobre la modernidad y el contraste de las edificaciones y las viviendas anteriores como un ejemplo de esa movilidad social; ésto sin dejar de lado las casuchas de los bolsones de pobreza.

La burbuja que crea la movilidad social se ha acelerado por el empuje en el crecimiento macroeconómico del país. Los gobiernos peledeístas han favorecido ese propósito; el reto es mantenerlo y lograr una sociedad más cohesionada e inclusiva para evitar pérdida de valores y brechas sociales indeseables.

El crecimiento y movilidad se aprecia, además, en la utilización de los medios digitales. El comercio y el sistema financiero, son digital; los medios de prensa y telefónia y envío de correo personal, son digital; los libros y los expedientes, son digital. Ha sido una forma privilegiada de modernizar. Ese proceso trae sus riesgos, porque una población se incorpora y otra se mueve: ambas producen burbujas.

Estando a la espera de una delegación venezolana, sobre el diálogo, los expresidentes Leonel Fernández, Rodríguez Zapatero y Martín Torrijos, Fernández se movió a buscar un libro y empezó a leernos un capítulo. Lo hizo con tanto entusiasmo como quien tenía en sus manos algo que divulgar y, especialmente, el trazado para conducir al pueblo dominicano por buen trayecto. Se trata del libro “La sociedad de coste marginal cero”, de la autoría de Jeremy Rifki.

Al terminar de leer hizo interesantes comentarios. Luego referiré lo tratado, el espacio de 550 palabras se agotó. Cuando lo haga se verá que esas burbujas o vida líquida, conducen a una “sociedad de coste marginal cero”.

Otras del Comité Político
últimas Noticias

Noticias Relacionadas