Tradición Peledeista

Conversatorio con Gustavo Cano

Para Gustavo Canó, miembro del Comité Central del Partido de la Liberación Dominicana, el relanzamiento del Partido debería comenzar con la reapertura de los locales de los comités intermedios, ya que automáticamente queden abiertos, la organización se cohesionará fortaleciendo su fuerza.

Canó, quién fuera miembro de la seguridad del profesor Juan Bosch y del Partido de la Liberación Dominicana, afirma que en los comités intermedios se producen los encuentros de la familia peledeísta y se tejen los lazos de solidaridad y beneficencia social.

“Es tan así, que Don Juan no le daba vigencia al Partido donde no existía un local. Por eso permitió que compañeros vinieran a la Casa Nacional a hacer vida política en los llamados Comités Especiales”, destaca Canó entrevistado para Vanguardia del Pueblo.

En su conversatorio calificó al PLD como un partido organizado, con métodos y principios, pero que debe poner más énfasis en el reencuentro de la familia peledeísta y que la mejor forma de empezar es abriendo sus locales y donde no exista alquilar un local o una casa, habilitar una recepción, poner un mural y una foto de la persona que honra con su nombre, como se plasmó en los inicios.

Explicó que como los tiempos han cambiado y estamos en la era de la globalización se deben tomar en cuenta otros factores como Internet y redes sociales para que se incorporen en esos locales y así atraer a las nuevas generaciones.

“El Partido se fortalece desde uno hasta cientos de personas y que ese uno se sienta que el PLD es un partido real. Que Juan Bosch, que en vida vio el triunfo de este partido que fundó llegar al gobierno en 1996, lo dejó organizado, lo desarrollo y lo fortaleció, pero más aún, todo lo que él escribió lo corrigió. Su gran trabajo fue corregir su obra en vida”, expresó Gustavo Canó.

Añadió que ese comité intermedio serviría de orientador a la población en sentido general y les abriría las puertas de manera especial a la nueva generación. “Nosotros lo que tenemos es que fortalecer el partido, y como dijo Don Juan: El Partido es para servir al pueblo”.

En la seguridad del Partido

La figura de Canó se ve a lo lejos. Su estatura lo hacen reconocible, pero además ha estado desde el profesor Juan Bosch, al servicio de los candidatos a la presidencia de nuestro Partido. Lo estuvo con Leonel Fernández y en las campañas con Danilo Medina en el 2012 y el 2016. Se le ha visto en las avanzadas y en la parte organizativa de las grandes movilizaciones partidarias.

Gustavo Canó llegó a formar parte del equipo de seguridad del Partido y el profesor Juan Bosch por sus condiciones físicas y a través de Johnny Rosario, (Locutor, presentador del PLD) a quien acompañaba con frecuencia a los servicios que este hacía en la casa y oficina profesional de Bosch en la calle Cesar Nicolás Penson.

“Un día me pregunta que si me gustaría formar parte de la seguridad y le dije que sí. Me presentó a Luis Hernández quien era el coordinador del equipo en ese entonces y le manifestó mi interés en pertenecer al equipo. Luis me llevó donde Angel Moreno y le dijo: te traje este joven para que lo entrenes en todo el trajín de la casa”, rememora, al destacar que compartía militancia con Rosario en el Comité Intermedio Capitán Máximo Cabral.

Expresa que en ese momento tenía 17 años, y que luego de ensañarle la casa y explicarle todo el protocolo, le asignaron los días miércoles como una especie de asistente de los compañeros que ya estaban.

Luego recibió entrenamiento en la Escuela de Artes Marciales que estaba en la 30 de Marzo junto a otros de sus compañeros con el profesor Luis Santana. De manera particular practicó Judo en el Centro Social Obrero con el entrenador Radhamés Lora.

Más tarde, lo pusieron hacer servicios los sábados y domingos. “Algunos de nosotros, cuando se iba la secretaria, ocupábamos ese lugar, que estaba en la antesala de la modesta oficina del Profesor Juan Bosch. Ahí nosotros recibíamos instrucciones de encargos que el mismo Don Juan nos dejaba”.

Enseñanzas de Bosch

Confiesa que Llegó a beber del famoso chocolate preparado por Juan Bosch en horas de la madrugada, sumando que además, en la noche el expresidente de la República le enviaba un guineo y un pan tomando en cuenta siempre la cantidad de compañeros presentes.

Narra que el maestro de la política y líder histórico del PLD estaba adornado de mucha sabiduría, conocimientos y condiciones humanas. En ese sentido cuenta que un día se quedó de servicio solo en la casa y oficina de la César Nicolás Penson y lo llamaron para informarle que su mujer y su hija tuvieron un accidente, pero se mantuvo ahí hasta que llegó el compañero presidente, como se le decía al profesor Juan Bosch, a quien le comunicó de inmediato la noticia. “y que tú haces aquí, le dijo, ordenándole a Oscar Holguín Veras que llegaba en ese momento que lo llevara al hospital.

Relata que frente a la casa de Bosch estaba el colegio Santa Teresita y Don Juan contemplaba con emoción niños y adolescentes de clase media. “En ocasiones salía al balcón los saludaba y compartía con ellos”, recuerda con emoción y nostalgia.

“Mi nombre es Francisco Gustavo Lember Canó y me sugirió que usara Gustavo Canó pues a su entender sonaba mejor y es así como me llama todo el mundo. Al tiempo terminó diciendo cuando me presentaba con los compañeros como –El Ganó.(en confianza me quitó el Canó por Ganó).

Recuerda que un día le dice “compañero Juan yo escribo”. –Ajá, pues tráeme algo para verlo, le dijo Bosch, exhortándolo a que usara su biblioteca y consultara sus libros. Añade que luego de varios días le indicó que lo estaba esperando. “Resultó que ese año el Comité Intermedio Máximo Cabral celebró un aniversario y el acto cultural se hizo con algunos trozos de lo que yo había escrito”, cosa que le comunicó luego al literato y famoso cuentista. – Tu lo recuerda bien- Dijo Canó al compañero Héctor Olivo, quien condujo la entrevista, porque fuiste quien lo presentó, completó.

Como uno de los tantos aprendizajes junto al maestro reseña que cuando en el país se debatían las corrientes filosóficas sobre el comunismo, sobre todo en la juventud, un día el autor de La Mañosa se queda mirando una mata de framboyán, que tenía una parte florecida y le dice: tú ves esa mata, -digo sí, entonces agrega, -esa mata no es de aguacate verdad, respondo no, y me explica: esa mata es de framboyán, una mata de flores; mucha gente se equivoca porque quiere transportar una tendencia filosófica que no se corresponde con la realidad del país. La política es una ciencia y como ciencia hay que estudiarla, y sobre el estudio surgen todas las necesidades y todos los componentes que se van a poner en práctica para el beneficio de la población”, recordó una de las tantas recibidas en tantos años compartiendo muy de cerca con Bosch.

Vida partidaria

Francisco Gustavo Lember Canó es miembro del Comité Central y está organizado en el Comité Intermedio Enriquillo D. Previamente participó en movimientos estudiantiles, deportivos, culturales y religiosos.

Al observar sus actitudes como joven, un amigo le recomendó que ingresara a un partido organizado como el de la Liberación Dominicana. “Nos aparecemos fortuitamente en el Comité Intermedio Máximo Cabral en la calle Gerónimo de Peña. “La luz se acababa de ir y en ese momento los compañeros prenden velas para seguir con su reunión y me pregunta que en que me pueden ayudar, yo les digo que tengo interés de pertenecer al PLD; me recomendaron que volviera el próximo sábado para ponerme en contacto con un circulo de estudios y así ingresé al Partido”.

Relata que a los tres meses había recibido la orientación debida y formó un círculo de estudios, que manejaba con un asesor, era una condición básica para ser miembro junto a los trabajos prácticos. A los nueve meses fue evaluado para adquirir la membresía.

Refiere que en 1984 salió del Comité Intermedio Máximo Cabral al partido definir su línea de masa y establecer que sus miembros se organizaran en el intermedio más cercano a su residencia, y es así como pasa al Comité Intermedio Enriquillo.

Solidaridad

Entiende que el Partido de la Liberación Dominicana es una organización solidaria que nació con esa mística y que el peledeísta que es solidario lo va a seguir siendo siempre.

“Yo lo que creo es que la solidaridad se ha transformado. Al partido crecer, no somos los 12 mil compañeros cuando ganamos en el 1996, estamos hablando de un partido que se ha manejado con un padrón de 2 millones de inscritos”, acotó.

A propósito del Huracán María, que pasó por la línea noroeste de país recientemente, evocó los ciclones David en 1979 y Georges en 1998 en que como militante del PLD le tocó trabajar en los operativos de prevención y luego de limpieza junto a la Defensa Civil y los organismos castrenses. “Todos los intermedios del partido se integraron a estos trabajos. Luego de estas actividades muchas personas se organizaron en el Partido de la Liberación Dominicana al ver su vocación de servicio”.

Gobiernos excelentes

Califica los gobiernos del Partido de la Liberación Dominicana como excelentes y cree que han llenado las expectativas de la gente. “En el caso del gobierno actual del presidente Danilo Medina, lo confirma la alta tasa de aprobación que tiene el primer mandatario, llamándolo por su nombre, compañero Danilo Medina. Además, esos éxitos se comprueban con las seis últimas elecciones ganadas de manera consecutivas”.

Su responsabilidad de militante político la comparte con la de Cónsul dominicano en Juana Méndez, Haití. En el 2006 fue vicecónsul en la misma ciudad. Ha sido director de seguridad en distintas instituciones.

Amistad con los presidentes

Manifiesta que tiene una relación de amistad con el presidente Danilo Medina desde mucho tiempo atrás, mucho antes de ingresar al PLD, coincidiendo luego en el Comité Intermedio Máximo Cabral. Dice que conoció a hoy Presidente tomando vehículos para trasladarse a la universidad porque vivía en la calle Emilio Prud Homme, centro de todas las rutas de carros y autobuses.

Al presidente del PLD Leonel Fernández lo conoció en actividades deportivas, puesto que el expresidente jugaba basketball y él tenia la responsabilidad del tema cultural en el Club Mauricio Baez y el era miembro del Club San Carlos. También compartió a través de sus escritos en la revista Política, Teoría y Acción y cuando asistía a la oficina de Juan Bosch.

Expresa con orgullo que el profesor Juan Bosch fue padrino de boda de su primer matrimonio y Danilo Medina de su segunda nupcias. “En una pausa de una reunión del Comité Político en Juan Dolio le dije: compañero Danilo yo quiero que usted sea el padrino de mi boda, y me dijo -para mí es un honor. Y a mí se me quedó grabada esa frase, y la tengo ahí”.

últimas Noticias

Noticias Relacionadas