Hablan los hechos

La verdadera expresión de democracia interna

En la ponencia de Flavia Freidenberg, de la Universidad de Salamanca, presentada en la XVIII Conferencia del Protocolo de Tikal, Asociación de Organismos Electorales de Centroamérica y El Caribe, señala que la “democracia interna” en un partido supone la adopción de los principios de este sistema político en el interior de la organización. Desde una perspectiva pluralista eso significa la inclusión del criterio de competencia, adopción de valores democráticos tales como la libertad de expresión y la libertad de elección para sus miembros y, por tanto, utilizar mecanismos competitivos en el proceso de toma de decisiones, la participación del afiliado en la formación de la voluntad partidista y la existencia de canales que permitan el ejercicio efectivo del control político.

“La sentencia 23-2017, del Tribunal Superior Electoral, que precisa la elección de los candidatos de los partidos solo mediante el voto de sus militantes, bloquea cualquier intento de imponer primarias abiertas”.

Actualmente en nuestro Partido de la Liberación Dominicana, se debate la idea de la utilización de padrón abierto o cerrado para la seleccion de nuestros representantes a los distintos cargos electorales; pero qué es lo más democrático a nivel interno de cada organización política?… Las posiciones en este tenor no son coincidentes en su totalidad, aunque lo predominante dentro y fuera del PLD, incluyendo al bloque opositor, es la de padrón cerrado por entender que cada partido debe elegir sus candidatos, brindando así, sentido a la militancia partidaria, argumentando ademas, que utilizar el padrón abierto viola la constitución de la República; sin embargo, una minoría de peledeístas han opinado estar en contra.

Representantes de diversas vertientes de las Ciencias Humanas rechazan las primarias abiertas, al considerar que violentaría los principios de democracia interna en el sistema de partidos políticos.

El jurisconsulto John Garrido asegura, más aún, que la sentencia 23-2017, del Tribunal Superior Electoral, que precisa la elección de los candidatos de los partidos solo mediante el voto de sus militantes, bloquea cualquier intento de imponer primarias abiertas”.

Resalta el carácter vinculante a todos los organos del sistema político dominicano de esa decisión judicial, establecida en el artículo 22 del Reglamento Contencioso Electoral.

De acuerdo al estatuto, las decisiones del TSE se imponen a la Junta Central Electoral, así como a las juntas municipales electorales, los partidos, agrupaciones y movimientos políticos.

“En tal sentido, la sentencia emanada del TSE de que los miembros de los partidos son los que deben elegir a sus candidatos es una regla invariable que se sobrepone a todas las organizaciones sociales del país, no solo partidos, sino sindicatos, asociaciones, clubes, juntas de vecinos, etcétera”, subrayó Garrido.

Indicó que la decisión del Tribunal Superior Electoral, está acorde con las buenas prácticas del Derecho, y también con los estatutos del Partido de la Liberación Dominicana y de las demás entidades partidistas

“Lo esencial, y más importante, es que la Constitución de la República Dominicana dispone el respeto absoluto de la democracia interna en los partidos políticos, y esa soberanía solo puede expresarse mediante el voto de sus militantes inscritos”, significó.

Preservar la concepción boschista

Desde el punto de vista del estudio sistemático de la teoría y la práctica de las Ciencias Políticas, preocupa el afán de extinguir el modelo de partido forjado por el Profesor Juan Bosch, el PLD, que se constituyó en el único con tales características en todo el continente.

José Gell, politólogo y profesor de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, recordó que Bosch desarrolló una organización donde sus miembros ejercen una militancia activa, y que además de recibir educación política, tienen, todavía en esta época, que formar nuevos organismos y dirigirlos.

“Pero lo más destacable del legado de Bosch es la facultad que tienen los miembros y organismos del PLD de elegir y ser elegidos de manera democrática, por lo que introducir primarias abiertas seria borrar definitivamente la herencia de su fundador”, señaló Gell.

Estima que ciertamente un sistema de primarias abiertas tendría determinadas ventajas y desventajas, pero que, en la práctica, los perjuicios que conllevaría a la democracia interna y al sistema de partidos serían tan grandes que lo que más conviene es no darle paso.

Indicó que en el contexto dominicano las primarias abiertas son una clara amenaza a la supervivencia de las organizaciones.

Desnaturalizaría a los partidos

“Lo esencial, y más importante, es que la Constitución de la República Dominicana dispone el respeto absoluto de la democracia interna en los partidos políticos, y esa soberanía solo puede expresarse mediante el voto de sus militantes inscritos”, significó.

De su lado, el filósofo y también profesor universitario, Diógenes Saviñón, advierte que las primarias con padrón abierto cuestionarían la función misma de los partidos políticos.

Observó que asegurar que los partidos se niegan a someterse al escrutinio de la ciudadanía carece de sentido, ya que precisamente es lo que sucede en ocasión de las elecciones municipales, congresuales y presidenciales.

Señaló que si los organismos y miembros de un partido no son quienes deben seleccionar sus candidatos, entonces las primarias estarían de más, y valdría la pena celebrar las elecciones directamente, sin necesidad de primarias.

Igualmente, consideró absurdo plantear que los partidos no pueden dirigir sus propios procesos internos, ya que de ser así, estarían descalificados para aspirar a gobernar el país.

últimas Noticias

Noticias Relacionadas