Opinión

Surgimiento de la ciencia económica

Desde la antigua Grecia, cuna de la sabiduría, se tenía idea de la importancia de la economía en la organización y desarrollo de la sociedad. Pero es durante el periodo comprendido entre 1500 – 1776, edad media y el Laissez faire, cuando el comercio se desarrolló, se producen grandes descubrimientos geográficos, desarrollo de mercados, surge el capital mercantil y también se desarrolla la economía monetaria.

Concomitantemente las economías son integradas, surgen los Estados nacionales, algunos eran colonizadores, se intensifican brechas entre Estados nacionales, entre otros acontecimientos. Pero es con la aparición de la célebre obra naturaleza y causa de la riqueza de las naciones, en 1776, de la autoría del economista y filósofo británico, Adam Smith, 1723-1790, que la misma entra al escenario científico en el ámbito de las ciencias sociales.

La riqueza de las naciones, obra cumbre de Smith, representa el primer intento en la historia del pensamiento económico por diferenciar el estudio de la economía política del de la ciencia política, la ética y la jurisprudencia. En la misma Smith hace un análisis de los procesos de creación y distribución de la riqueza y demuestra que la fuente fundamental de todos los ingresos, y la forma en que se distribuye la riqueza, estriban en la diferenciación entre la renta, los salarios y los beneficios o ganancias.

La tesis central de la riqueza de las naciones es que la mejor forma de emplear el capital en la producción y distribución de la riqueza es aquella en la que no interviene el Estado, es decir, en condiciones de laissez-faire y de librecambio. Pues según Smith, la producción y el intercambio de bienes aumenta, y por lo tanto también se eleva el nivel de vida de la población, si el empresario privado, tanto industrial como comercial, puede actuar en libertad mediante una regulación y un control gubernamental mínimos. Al defender este concepto de un Estado no intervencionista, Smith estableció el principio de la mano invisible, esto es, todos los individuos al buscar satisfacer sus propios intereses son conducidos por una mano invisible para alcanzar el mejor objetivo social posible, por tanto, cualquier interferencia en la competencia entre los individuos por parte del gobierno será perjudicial.

Las ideas de Adam Smith no sólo fueron un tratado sistemático de economía, tambien fueron un ataque frontal a la doctrina mercantilista. Al igual que los fisiócratas, Smith intentaba demostrar la existencia de un orden económico natural, que funcionaría con más eficacia cuanto menos interviniese el Estado, sin embargo, a diferencia de aquéllos, Smith no pensaba que la industria no fuera productiva, o que el sector agrícola era el único capaz de crear un excedente económico.

Smith consideraba que la división del trabajo y la ampliación de los mercados abrían posibilidades ilimitadas para que la sociedad aumentara su riqueza y su bienestar mediante la producción especializada y el comercio entre las naciones. Así pues, tanto los fisiócratas como Smith ayudaron a extender las ideas de que los poderes económicos de los Estados debían ser reducidos y de que existía un orden natural aplicable a la economía, criterio que abrió el camino de la industrialización y a la aparición del capitalismo moderno en el siglo XIX.

Adam Smith fue un defensor del laissez faire, en cuanto a la no intervención del Estado en los asuntos económicos y para promover el bienestar, los mejores medios son el estímulo del propio interés y el desarrollo de la competencia. Entendía que el análisis del cambio dinámico de la sociedad descansa sobre la teoría de la acumulación, sosteniendo que la distribución del ingreso se distribuye entre las diversas clases sociales y, de manera preferente, entre capitalistas y los terratenientes.

Adam Smith se inspiró en esencia en las ideas de François Quesnay y Anne Robert Jacques Tourgot para establecer su propia teoría, concibiendo de esta manera que la fuerza de trabajo asalariada no recibe lo suficiente para permitirles excedente alguno sobre sus necesidades, mientras que los otros dos grupos sociales sí podrían tener fondos suficientes para financiar inversiones y para sostener sus niveles de vida normales. Estos criterios fueron expuestos en su obra cumbre, naturaleza y causas de la riqueza de las naciones, escrita de 1766 a 1776, la cual marcó la aparición de la historia de la economía como ciencia independiente de la política.

Sin lugar a dudas, las ideas de Adam Smith ayudaron a extender que los poderes económicos de los Estados debían ser reducidos y de que existía un orden natural aplicable a la economía. Es en ese contexto que se convierte en ideólogo del liberalismo y el neoliberalismo económico, sobre el cual se inspiraron sus doctrinas, quedando marcado como el padre de la economía moderna, que aunque su pensamiento fue muy atacado de manera contunden, se le reconoce sus aportes a la ciencia económica hasta por sus mas feroces adversarios ideológicos.

últimas Noticias

Noticias Relacionadas