Economía

FAO insta a un comercio global protector de los pequeños agricultores

El director general de la FAO, José Graziano da Silva, solicitó dar prioridad a los acuerdos comerciales mundiales frente a los bilaterales para proteger a los pequeños agricultores.

El llamado de alerta del máximo representante de las Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura está dirigido a la conferencia ministerial de la Organización Mundial del Comercio (OMC) programada en Buenos Aires, Argentina, en diciembre próximo.

Precisó que los acuerdos comerciales mundiales, las normas armonizadas sobre inocuidad alimentaria y las medidas que beneficien, en lugar de perjudicar, a las familias agricultoras pobres de los países en desarrollo son objetivos clave en las negociaciones en curso sobre el comercio internacional.

Al intervenir ante el Comité de Problemas de Productos Básicos (CCP, por sus siglas en inglés) da Silva precisó el deber de “alcanzar un resultado que suponga un paso más hacia un sistema del comercio mundial inclusivo, equilibrado y equitativo”.

Recordó que los pequeños productores y familias agricultoras producen el 80 por ciento de los alimentos del mundo, sin embargo muchos de ellos también padecen hambre y dependen de las posibilidades de importación y exportación para su seguridad alimentaria y poder salir de la pobreza.

El CCP reúne cada dos años a más de 100 expertos como un foro para el análisis de cara a la venidera conferencia de la OMC, centrada este año en cómo aprovechar las contribuciones del comercio a los objetivos de seguridad alimentaria y nutrición de la Agenda 2030 de la ONU para el Desarrollo Sostenible.

Por su parte, el director general de la OMC, Roberto Azevedo, recordó que el acuerdo de la conferencia de Nairobi celebrada en 2015 para eliminar las subvenciones a la exportación agrícola fue la reforma más importante en este campo en los últimos 20 años y beneficiará a los agricultores de los países en desarrollo.

En tanto aseguró que la cita interministerial en la capital argentina constituye un importante momento para “garantizar que el comercio agrícola apoye el crecimiento y el desarrollo”.

Según Azevedo entre los temas están la creación de existencias públicas para garantizar la seguridad alimentaria, el apoyo a los precios internos del algodón, restricciones a la exportación transparentes y los subsidios pesqueros.

Para la FAO, según un documento circulado en la reunión del CCP, su objetivo es reconocer que las políticas deben ser coherentes con la fase de desarrollo de un país y sobre todo, garantizar que “la expansión del comercio agrícola funcione a favor, -y no en contra-, de eliminar el hambre, la inseguridad alimentaria y la malnutrición”.

últimas Noticias

Noticias Relacionadas