Bosch 16 años de su partida

Los 16 años de la partida del maestro

Son ya 16, los años del registro del fallecimiento del fundador, líder histórico del Partido de Liberación Dominicana, Profesor Juan Bosch.

Presente en nuestro recuerdo aquella mañana con un manto gris por aquella infausta noticia.

Al despertar ciudadano, los medios electrónicos había ofrecido la noticia, pero no fue pasada las ocho de la mañana cuando se oficializó la información en el mismo centro clínico en que se produjo el deceso.

El corazón dejó de latir en el gran maestro de la política en horas de la madrugada, lo que dio tiempo a que se pusiera en práctica el operativo que con tales propósitos había montado la dirección del PLD.

Las condiciones de salud del profesor Juan Bosch se habían deteriorado luego de una intervención quirúrgica.

Fue el ex Presidente Leonel Fernández, quien a nombre del PLD confirmó la noticia y precisó sobre sus funerales.

Velado primero en el círculo familiar, expuesto en la funeraria, pasó a la Casa Nacional del PLD, sus jardines se transformaron para recibir miles de mujeres y hombres del pueblo que de manera organizada ofrecieron el último adiós al maestro.

El cortejo fúnebre al día siguiente pasó frente al altar de la patria, fue velado en el Palacio Nacional y desde ahí un extenso sepelio para llegar con la caída del sol al cementerio ornamental de la ciudad de La Vega.

En esta ciudad nació y su voluntad fue que allí descansaran sus restos, como ha sucedido.

Su tumba es un sencillo monumento, declarado con el tiempo, extensión del Panteón Nacional y donde la escultura del vuelo de la gaviota, presenta la nota distintiva.

Se nota el vuelo libre, señal de la libertad que Juan Bosch siempre procuró para su pueblo y para lo cual construyó un gran instrumento de lucha, que es el PLD.

Es un deber, una obligación de cada peledeísta, dirigente, miembro o simpatizante, este día hacerle la reverencia a Juan Bosch. El creador del PLD y el propulsor de un país sin analfabeto, con fórmulas para resolver los problemas y donde la dignidad este siempre presente.

En estos tiempos en que predomina la mentira, los odios, las manipulaciones es un deber ciudadano y del militante honrar al Presidente del decoro, de la dignidad, de los principios, al otro Juan de la historia dominicana.

últimas Noticias

Noticias Relacionadas