Editorial

Mes por la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres

Noviembre inició en República Dominicana con una expresiva manifestación contra el feminicidio que concentró cientos de hombres y mujeres bajo la consigna “Detener la violencia contra la mujer también es cosa de hombres”.

Se trató de una marcha en la que los participantes, la mayor parte de ellos vestidos de color naranja, portando carteles y fotografías en su recorrido, promovían una cultura de paz y respeto a la mujer y hacer consciencia sobre la igualdad y equidad de género.

Una original iniciativa que ha encontrado la receptividad de todas las instituciones publicas, del congreso, de los ayuntamientos, las entidades sociales, los medios de comunicación, entre otros.

Vanguardia del Pueblo, como ha sido su tradición, se suma a este reclamo de respeto por las mujeres, las que actualmente son víctimas selectivas de un comportamiento agresivo que se manifiesta con balas asesinas o puñaladas mortales.

Cientos de feminicidios se contabilizan al año en Republica Dominicana, crímenes que cada vez con mayor frecuencia, arrastran consigo el suicidio del agresor con lo que el suceso se hace más impactante y lamentable.

El resultado: familias desgarradas y menores de edad en la orfandad, sin padre ni madre, marcados por la violencia para desarrollarse en una sociedad que cada día se torna violenta y hasta cierto punto indolente.

En la marcha se reclamó un “alto a la violencia” en todos los ordenes, requerimiento dirigido a detener la hemorragia que acaba con la vida de mujeres, mayoritariamente jóvenes en un medio que demanda el ímpetu juvenil para sacar provecho los adelantos tecnológicos.

Noviembre es el mes de la no violencia contra la mujer, por ser el 25 de noviembre el Día Internacional por la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, declarado por la ONU a propósito del asesinato de las hermanas Patria, Minerva y María Teresa Mirabal, el 25 de noviembre de 1960, durante la dictadura de Trujillo.

El respeto a la dignidad e integridad de la mujer tiene que pasar de la simbología de las marchas, concentraciones y carteles a un papel activo defendiendo la vida y la unidad familiar. Actuemos.

últimas Noticias

Noticias Relacionadas