Hablan los hechos

¿Por qué existen países subdesarrollados?

Atraves de la historia económica mundial nos encontramos con que cada pais ha tenido siempre la ilusión del desarrollo, esto es la esperanza de salir del atraso, el cual sigue plenamente vigente en la actualidad. Por igual, en los documentos de los organismos multilaterales siguen empleando términos que proyectan en el futuro la esperanza, países “más adelantados”, “menos adelantados”, “atrasados”, “en vías de desarrollo” y países de “economía emergentes”.

La cuestión del desarrollo no es asunto de un solo Estado ni de un organismo multilateral en particular. Aunque es muy probable que algún Estado mejore su situación pero no todos podrán hacerlo.

Pero resulta que la cuestión del desarrollo no es asunto de un solo Estado ni de un organismo multilateral en particular. Aunque es muy probable que algún Estado mejore su situación pero no todos podrán hacerlo; está fuera de sus posibilidades ya que en un problema global no puede tener solución nacional o local, pues tal situación requiere de soluciones globales.

En tal virtud un país subdesarrollado se puede definir como el atraso de un país o región que, no habría alcanzado determinados niveles socioeconómicos y culturales, razón por la cual este fenómeno también está relacionado con la pobreza, llegándose a incluir como tales a aquellos países donde un por ciento determinado de su población vive bajo el nivel de la pobreza. Esta definición choca con el problema de medición, por un lado, en tanto, por el otro, la duda de si el subdesarrollo es sólo una cuestión económica, razón por la cual los índices de desarrollo han ido cambiándose y ampliándose con el tiempo.

Es en ese contexto que se interpreta que los países subdesarrollados son aquellos en los cuales sus recursos naturales y humanos se utilizan con fines económicos en un grado muy limitado, fruto de la falta de capitales, medios técnicos, personal especializado, mecanismos administrativos y bajos estímulos a la población trabajadora, lo que incide de manera directa en la expansión de la pobreza. Es así como el subdesarrollo es un concepto acuñado especialmente para poner en consideración las grandes diferencias que existen entre los países de acuerdo a su nivel de desarrollo en las fuerzas productivas, pero relacionado con la capacidad de acceso a determinados servicios por parte de las grandes mayorías de los habitantes del país.

En relación a la actividad económica de los países subdesarrollados, habitualmente, se restringe a la producción de bienes primarios, es decir relacionados a la agricultura, aunque en última instancia, existen algunas industrias motivadas por políticas públicas específicas, o bien ciudades en las que el sector servicios es fuerte pero indudablemente lo central es la producción de materias primas. Por igual, en el aspecto social el ingreso per cápita siempre es más bajo, y además existen fuertes niveles de deterioro en indicadores sociales como la alimentación, la esperanza de vida, la mortalidad infantil, el nivel educativo es más bien bajo, y en comparación con los países desarrollados la proporción de analfabetos es mucho mayor.

Se interpreta que los países subdesarrollados son aquellos en los cuales sus recursos naturales y humanos se utilizan con fines económicos en un grado muy limitado, fruto de la falta de capitales, medios técnicos, personal especializado.

Para entender e interpretar mejor el subdesarrollo es necesario analizar el origen del mismo. Pues en la denominada teoría de la dependencia se puede tener una respuesta mas objetiva ya que esta se elaboró en la segunda mitad del siglo XX y expresa que las diferencias son más bien entre un centro y una periferia, donde el primero tiene la tecnología de punta como para producir productos con alto valor agregado, solamente demandando las materias primas producidas en los países subdesarrollados que agregan mucho menos valor.

Bajo ese enfoque, si algún país subdesarrollado quiere pasar al grupo de los desarrollados, deberá generar una transformación económica que no está posibilitada, y solo acabará acumulando deudas y atravesando largos períodos de crisis. Siendo así, no se trata de una vía para el desarrollo que algunos países ya atravesaron y otros todavía no, sino de una estructura económica mundial que posibilitó los muy positivos cambios que el capitalismo generó en el mundo, pero también que tiene las deudas de las pésimas condiciones de vida en algunos países subdesarrollados.

El desafío que en la actualidad tiene el mundo es la tarea política central del siglo XXI que es la creación de un nuevo proyecto histórico con una perspectiva humanista y de solidaridad.

El desafío que en la actualidad tiene el mundo es la tarea política central del siglo XXI que es la creación de un nuevo proyecto histórico con una perspectiva humanista y de solidaridad, haciendo a un lado la apatía y tratando de recuperar la memoria, para vivir y reconstruir un futuro obteniendo la fuerza de la razón. Además, poniendo el avance técnico y científico a disposición y en beneficio de todos los pueblos del mundo ha de considerase la vía adecuado para que los países menos desarrollados se encarrilen por el sendero del desarrollo superando el flagelo de la desigualdad.

El legítimo anhelo por el desarrollo es una condición social, en la cual las necesidades auténticas de su población se satisfacen con el uso racional y sostenible de recursos y sistemas naturales. La utilización de los recursos estaría basada en una tecnología que respeta los aspectos culturales y los derechos humanos y de esta manera todos los grupos sociales tendrían acceso a las organizaciones y a servicios básicos como educación, vivienda, salud, nutrición y que sus culturas y tradiciones sean respetada, pues solo así los países lograrían superar la etapa del subdesarrollo.

últimas Noticias

Noticias Relacionadas