Hablan los hechos

Los precios del petróleo: un péndulo de la geopolítica

Como se sabe, el petróleo es un hidrocarburo de gran uso en las sociedades industriales, casi imprescindible para el transporte y la industria de manufacturas.

Pero resulta que su precio puede generar grandes impactos en la economía global y es por este motivo que existen organizaciones como la OPEP que tiene la responsabilidad de fijar su precio en el mercado.

No obstante, esto no es algo que se dé en forma arbitraria, existen varios motivos que influyen en el valor del crudo. El precio del petróleo puede subir por diferentes factores, sin embargo, existen tres que son determinantes: el incremento de la demanda, la especulación y las condiciones geopolíticas de los países productores, los cuales son los que en ultima instante construyen el sistema de precio del crudo en el mercado internacional.

Al igual que sucede con muchos bienes, el incremento de la demanda de petróleo encarece el producto, en tanto se entiende que hay mayor necesidad por esta materia, lo cual sucede en caso de que la demanda supere la oferta

En relación al aumento de la demanda, se puede observar que la mayor parte de las personas identifican el petróleo y especialmente la gasolina y otros, que son los derivados que más afectan a la vida cotidiana, con unos productos imprescindibles que periódicamente ven alterados sus precios en forma seria e inesperada. La subida del crudo y de esos productos se relaciona con algo menos de crecimiento, menos empleo y mayor inflación y, adición, se habla de pérdida de competitividad de las exportaciones, desequilibrios en la balanza de pagos y un conjunto de males económicos para los ciudadanos de los países consumidores.

Al igual que sucede con muchos bienes, el incremento de la demanda de petróleo encarece el producto, en tanto se entiende que hay mayor necesidad por esta materia, lo cual sucede en caso de que la demanda supere la oferta, es decir, hay poco para vender por lo que el bien aumenta su valor. En el caso de la especulación financiera es un tanto más complicado, pues como su nombre lo indica, se basa en apostar a la configuración mercado posible según las reglas que regulan la economía, y por lo tanto, sacar beneficio.

Y finalmente están las condiciones geopolíticas de los países productores, pues este quizás sea el caso más claro de todos y cualquier daño a la estructura material o a la mano de obra involucrada en la producción petrolera de un país va a provocar una subida en lo inmediato, como son los casos de las guerras y los desastres climáticos. La teoría económica aplicada al mercado del crudo nos indica que la caída en el precio de este, análoga que la mayoría de los productos, se da cuando la demanda supera la oferta, el cual se puede dar de dos formas: por aumento de la producción o por la caída en la demanda en sí misma.

En tal sentido, la sobreproducción de hidrocarburos hace que este disminuya su valor siempre y cuando haya un desfase con el mercado de la demanda. Pues si existe sobre producción, y además hay una contracción en la economía, los dueños del petróleo no tienen forma de sacarse tanta materia de encima si no es bajándole el precio.

La sobreproducción de hidrocarburos hace que este disminuya su valor siempre y cuando haya un desfase con el mercado de la demanda

Por el lado de la oferta, ha sido determinante la influencia de las decisiones de los países productores, especialmente en la órbita OPEP, tendente a un ajuste a la baja de la producción de tal forma que nunca hubiera crudo sobrante en el mercado. En esta situación, los niveles de almacenamiento de productos en los países consumidores han venido descendiendo continuamente ante el alto costo de reposición, lo que se ha transformado en un elemento adicional de encarecimiento.

Sobre estos factores de oferta y demanda, que se consideran los básicos del mercado de crudo y productos, se superponen otros que, lamentablemente, también incorporan inestabilidad. A destacar, los movimientos especulativos sobre los mercados financieros de petróleo y derivados y los cambios en la paridad del euro frente al dólar y el incremento de los costos en el transporte marítimo, así como la evolución del margen de refino.

Es importante resaltar que en los países del Medio Oriente, Arabia Saudita, Emiratos, Irán, Irak y su entorno, se concentra la tercera parte de la producción mundial de petróleo y las dos terceras partes de las reservas, por lo que es previsible un aumento del protagonismo de la zona que además, acumula una notable vulnerabilidad política. En lo político, los problemas se centran en tres importantes productores del Oriente Medio y de África: Libia, Iraq y Nigeria, en los cuales persisten problemas internos que afectan su producción e inciden en los precios en el mercado mundial.

A la luz de la razón, se entiende que los precios del petróleo pueden aumentar por tensiones políticas que generan miedos en los inversionistas. En tanto, hay que destacar que en la medida en que el precio del dólar se acerca al precio del euro y el petróleo aumenta esa relación preocupa a unos, alegra a otros y confunde a muchos, pues la interacción entre la economía mundial y la de EE.UU, genera un dólar fuerte lo que influencia los movimientos del dólar y del petróleo.

Es importante resaltar que en los países del Medio Oriente, Arabia Saudita, Emiratos, Irán, Irak y su entorno, se concentra la tercera parte de la producción mundial de petróleo y las dos terceras partes de las reservas

Entonces, estamos ante un problema de oferta y demanda. Si es más atractivo invertir en divisas, la demanda por activos en dólares aumenta, subiendo así el precio del dólar, al tiempo que la baja rentabilidad del petróleo disminuye su atracción y por ende su demanda, llevando su precio a la baja, esto se interpreta de que ambos precios dependen de la oferta y la demanda y aparecen entrelazados por significar posibilidades de inversión sustituibles.

El dólar como divisa y el petróleo como materia prima son opciones de inversión que pueden afectarse mutuamente, pero esto dependerá de otros factores como la coyuntura general, las tasas de interés, expectativas sobre la inflación y la geopolítica. La mezcla de un mayor crecimiento, una caída en la demanda y temores por el escenario geopolítico es lo que ha incidido en la inestabilidad del precio petróleo, pero la verdad no está claro qué va a pasar con el precio del petróleo en los próximos meses y años.

últimas Noticias

Noticias Relacionadas