Opinión

Tres en Uno: CIDH – JCE Elecciones en Honduras

Parodiando el aceite “Tres en Uno”, a través de este artículo emito mi opinión sobre tres palpitantes temas: 1. Las provocadoras actitudes que manifiesta la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) contra la R. Dominicana (RD), 2. El bumerang lanzado por la Junta Central Electoral (JCE), y 3. La situación por la que atraviesa la república de Honduras como consecuencia de los “resultados” de sus elecciones del pasado domingo 26 de noviembre.

1.- Es un secreto a voces la manifiesta animadversión que se anida en la CIDH contra la RD a propósito de la inmigración haitiana y del supuesto “maltrato” que dispensan los dominicanos a la diáspora haitiana en RD, en base a lo cual se nos acusa, arbitrariamente, y pretenden emitir sentencia sancionadora contra la RD por “propiciar maltrato, discriminación racial y la existencia de apátridas contra nacionales de la vecina república de Haití”.

Para lograr estos malsanos objetivos diseñaron e implementan una aviesa campaña a nivel internacional contra la RD, a la que, con fines politiqueros, se les suman y les hacen coros desafinados ciertos “comunicadores” y oportunistas ONG en busca de dólares de agencias internacionales que financian la campaña.

La última jugarreta la pusieron en marcha mediante provocadoras acciones: a) El antipatriótico acto que montaron varias ONG con un grupo de nacionales haitianos, el pasado 18 de noviembre, frente al Altar de la Patria creando condiciones adecuadas para la b) “visita de investigación” que, 3 días después realizaría a la RD una comisión de la CIDH, para fundamentar su pre-elaborada sentencia condenatoria de la RD por “la existencia de apátridas, discriminación racial estructural y maltrato a los haitianos que residen en RD”.

Con esas actitudes la CIDH pretende propinar daños, internacionalmente, a la buena imagen ganada por la RD para perjudicar nuestros atractivos intangibles para mermar el pujante incremento del turismo y contra el aumento de las inversiones de capitales extranjeros en la RD.

Evidenciados los objetivos de la CIDH, se impone actuar con respuestas categóricas, consecuentes y a la vez prudentes. El gobierno tiene que definir una política y estrategias sobre esta recurrente situación y el pueblo dominicano, a través de sus organizaciones representativas, debe estar atento para monitorear el chantaje, las hostilidades y provocadoras actitudes de la CIDH y sus lacayos criollos.

Basta ya de tantas majaderías contra la RD! Levantemos con firmeza los principios duartianos para mantener a la RD como un país democrático, libre, independiente y con disfrute a plenitud de la soberanía nacional.

2.- El Presidente de la Junta Central Electoral (JCE) informó que ya recibió el informe de la Cámara de Cuentas de la República en el que “se recomendó a la JCE cumplir con el cronograma de pagos establecidos con la empresa Indra Sistemas, que suplió equipos técnicos para el registro de votantes y el conteo de los sufragios en las elecciones de 2016, porque los (anteriores) funcionarios de la JCE actuaron dentro de los parámetros constitucionales, legales, reglamentarios y normativos de cumplimiento obligatorio para los administradores de recursos públicos”.

La reacción de la JCE, de acuerdo a declaraciones de su Presidente, será “esperar que la comisión de asesores informáticos que conformó el Pleno rinda también su conclusión sobre su evaluación a los equipos suplidos por la empresa española”.

Todo parece indicar que los resentimientos y satanización contra los escáneres, contenidos en el informe técnico que elaboró el titular de la Dirección de Informática de la JCE, prevalecen ante el Pleno de la Junta, lo cual les obnubila, mantiene en acción la retaliación política y consolida las expectativas de que se pretende “abrir un proceso para adquirir nuevos equipos técnicos” para usarlos en el escrutinio de los votos de las elecciones del 2020. ¡Bueeeno!

3.- Existe una grave crisis política en la república de Honduras como consecuencia del cuestionado conteo de los votos que se emitieron en las elecciones del pasado domingo 26. En el primer boletín del Tribunal Supremo Electoral (TSE) el candidato de la Alianza de Oposición aventajaba con más de 5% al Presidente reeleccionista. Luego de un “apagón de los equipos técnicos” se presentó una situación totalmente diferente: El candidato oficialista aparece en primer lugar con un 42.92% contra un 41.42% del Opositor.

Todavía, una semana después de la votación, los hondureños no saben quién es el Presidente electo. Los resultados de varias actas son cuestionados. La oposición alega fraude electoral, lo que ha generado mucha incertidumbre, protestas, desordenes en las calles, tropelía, heridos, varios muertos y gran preocupación internacional.

Ojalá que retorne la prudencia y prime la sensatez en los candidatos y líderes políticos, el TSE termine de emitir resultados creíbles y transparentes para que retorne la paz y se conserve la democracia en la hermana república de Honduras.

últimas Noticias

Noticias Relacionadas