Editorial

Doctrina, organización y métodos de trabajo marcan la diferencia en el PLD

La cercanía de la fecha del 44 aniversario del surgimiento del Partido de la Liberación Dominicana encuentra la organización en un mar de conjeturas y pronósticos fatalistas sobre su destino.

Análisis y elucubraciones de opositores, usando sus sustentadores en los medios de comunicación, proyectan fricciones y trágicos rompimientos en la dirección peledeísta y por ende, en sus organismos y órganos.

El debate relativo al punto de la celebración de las primarias, que contemplaría el proyecto de Ley de Partidos, Agrupaciones y Movimientos Políticos, se ha pretendido presentar como una calamitosa crisis que devendría en una hecatombe interna en el PLD.

Crean el fantasma y se frotan las manos asegurando que sus propósitos estratégicos se cumplirán, pero cuan equivocados y despistados están.

Con mas de cuatro décadas de existencia y avanzando en el quinto periodo gobernando la nación, el PLD, como institución y su liderzazo en particular, exhibe madurez, criterio, discernimiento y compromiso.

No es la dirección del PLD quien ha paralizado el proyecto de ley, analizado y discutido por una comisión bicameral; en otras agrupaciones políticas las divergencias afloran, quizás con mayor antagonismo que a lo interno del Partido de la Liberación Dominicana, pero de ello, no se da cuenta.

En el periodo de gobierno 1996-2000, fue el Presidente Leonel Fernández, hoy Presidente del PLD, quien presentó un proyecto para que el país contara con una Ley de Partidos y no fueron los congresistas peledeistas quienes atajaron la pieza.

Desde los litorales adversarios se habla de divergencias insalvables en la dirección del partido morado, olímpicamente ignorando que en 44 diciembres, el Partido de la Liberación Dominicana ha superado complicados trances.

Mas temprano que tarde las divergencias de criterios, que no son contradicciones antagónicas, quedarán decididas porque ha quedado plenamente aprendido de la teoría bochista, el gran significado que representa para un partido político contar con una doctrina, organización y métodos de trabajo, herramientas utilizadas en la historia peledeista para conocer y solucionar sus problemas.

últimas Noticias

Noticias Relacionadas