Opinión

Orden, disciplina y limpieza

Definitivamente el mundo cambió. Es evidente que la historia es dinámica y contínua, por lo que tratar de detenerla para estudiarla, en función de un momento específico, es incongruente porque se pierde la perspectiva. Como es lógico, las organizaciones quieren llegar a diferentes destinos por diferentes vías. Hay organizaciones que disfrutan el caminar sólo por caminar y avanzan sin una meta preestablecida, mientras que otras, avanzan firmemente, logran llegar y mantenerse después de un recorrido largo, agitado y convulso como cumplimiento de la meta de llegar a la prosperidad y al éxito, dentro y fuera de la organización.

El cumplimiento eficaz y eficiente de la meta es posible solamente, cuando todos en la organización se ordenan y funcionan como uno sólo. El éxito máximo se logra cuando todos se identifican uno con el otro y con la organización, actuando en forma disciplinada y transparente.

Estas premisas son relevantes, sobre todo en una organización que nace y crece en un marco de altos niveles de ordenamiento y disciplina. Estas precondiciones infieren asegurar el orden, la disciplina y la limpieza, no sólo físicamente, sino también en todos los procesos cualitativos y cuantitativos en los que están envueltos los responsables de la organización.

El Orden, la Disciplina y la Limpieza mantienen a la organización en las normativas del cambio. Además, esta cumplimentación física de las normas, facilitan la conducta mental de todos los miembros de la organización hacia la búsqueda de la excelencia. Sin este ordenamiento, no es posible encaminarse hacia una gestión coherente que facilite los logros de la organización a corto, mediano ó largo plazo.

La no práctica del Orden, la Disciplina y la Limpieza lleva a las organizaciones a un fracaso anunciado, a luchas difíciles e innecesarias. Todo esto genera que la organización tenga que invertir cuantiosos recursos, energía y tiempo a obtener resultados deficientes.

La recomendación es la aplicación del Orden, la Disciplina y la Limpieza, como una precondición de continuar con un proceso de excelencia y mejora continua en la organización y en el servicio, en consonancia con la historia, con el líder fundador y guía histórico de la organización.

últimas Noticias

Noticias Relacionadas