Tecnología

La batería gigante de Tesla responde a un apagón en Australia

La empresa Tesla activó la batería de ión de litio más grande del mundo en el estado de Australia Meridional el pasado 1 de diciembre. La Hornsdale Power Reserve, como se llama la instalación, utiliza la misma tecnología que las baterías de los coches Tesla, pero se alimenta de energía eólica y su función es paliar cortes temporales en la red eléctrica australiana. A tan solo un mes, el aparato que mide unos 100 metros de largo ya ha batido otro récord al activarse en solo una séptima de segundo tras un apagón en la red: la mayor velocidad de respuesta jamás registrada.

Musk prometía en un tuit publicado en marzo, que si Tesla no completaba el proyecto en 100 días desde que se firmara el contrato, no cobraría por terminarlo. Lo hizo en 60 días. Finalmente la batería se ha instalado junto a una planta eólica de la empresa francesa Neoen, al norte de Adelaide. La apuesta vino motivada por la crisis energética que sufre el estado de Australia Meridional desde hace varios años, exacerbada por una tormenta que dejó sin electricidad a 1,7 millones de habitantes en 2016.

La batería no está pensada para un uso prolongado, sino para rescatar puntualmente el flujo de la red cuando los suministros principales fallen. Así evita los bajones bruscos mientras entran en acción los sistemas de contingencia, que todavía suelen depender de energías fósil.

últimas Noticias

Noticias Relacionadas