Internacionales

Trump desestima posible entrevista con fiscal especial en EE.UU.

El presidente Donald Trump consideró improbable una entrevista con el fiscal especial Robert Mueller, quien lidera una investigación sobre la supuesta injerencia de Rusia en los comicios norteamericanos de 2016.

Trump eludió repetidamente si se sometería a un diálogo con Mueller al esgrimir que no hubo colusión entre su equipo de campaña electoral y funcionarios rusos.

Veremos qué sucede. Cuando no existen pruebas de ninguna colusión parece poco probable que incluso tenga una entrevista, manifestó el gobernante durante una rueda de prensa con la primera ministra de Noruega, Erna Solberg, luego de una reunión en la Casa Blanca.

Trump cargó nuevamente contra el Buró Federal de Investigaciones (FBI) por lo que considera un mal manejo de la investigación contra la candidata presidencial demócrata Hillary Clinton y el uso de un servidor de correo electrónico privado para cuestiones oficiales, mientras estuvo al frente del departamento de Estado (2009-2013).

Asimismo consideró que las acusaciones sobre la alegada injerencia rusa constituye un “engaño de los demócratas” que a su juicio, plantearon tal hipótesis como una excusa tras perder los comicios presidenciales.

No hubo absolutamente ninguna colusión, todos lo saben. He estado en el cargo durante 11 meses: durante 11 meses han tenido esta nube falsa sobre esta administración, sobre nuestro gobierno, y los han perjudicado, acotó.

Múltiples reportes de prensa esta semana sugirieron que Mueller podría entrevistar a Trump en las próximas semanas como parte de las investigaciones del abogado especial.

La televisora NBC News informó que los abogados de mandatario habrían discutido si solicitar determinadas condiciones para la probable entrevista, como responder preguntas por escrito o firmar una declaración jurada afirmando la inocencia del presidente.

Trump argumenta que la mencionada pesquisa constituye una “cacería de brujas”, mientras acusa a funcionarios del FBI de mantener posiciones parcializadas en su contra mientras evadieron acusar oficialmente a Clinton cuando la investigaron.

A fines del año pasado, el ocupante de la Casa Blanca expresó molestias por la presunta forma inapropiada del fiscal especial de obtener correos electrónicos de su equipo de transición, si bien luego desmintió que tenía intenciones de despedir al funcionario, como sugirieron varios reportes.

Mientras los republicanos aumentan las críticas contra el trabajo de Mueller y la posición del FBI en esta pesquisa, los demócratas advierten que la formación roja se escuda en eso para poner fin a la investigación que ya alcanzó a varios exasesores del mandatario.

últimas Noticias

Noticias Relacionadas