Opinión

Conciencia e inteligencia en expansión

La era digital está transformándolo todo. Las vidas de las personas han cambiado en forma súbita en todas las urbes del planeta, el individuo humano está colocado sobre una ola de aumento de la conciencia y expansión de la inteligencia. Al observar a mis nietos, especialmente con los que tengo contacto a diario o semanalmente, voy percibiendo cómo el hombre ha cambiado para que al nacer y en su primera infancia, muestre avances en su condición cognitiva. Converso con mi esposa y comento con algunos colegas, para destacar actitudes de los niños, que hoy se manifiestan en edades inferiores y la comparo con la niñez de la generación que nos precede a nosotros los que tenemos edades entre los 40 y los 60 años. Y lo hago para concluir, que hoy en realidad no existen niños, sino personas pequeñas con unos conocimientos y unas habilidades superiores en mucho a los que nacieron en decenios anteriores.

La expansión de la inteligencia ha estado en los últimos decenios, en un aceleramiento asombroso. Tenemos que estudiar ese fenómeno, para poder entender lo que sucede en el contexto político, jalonado por las acciones sociales. Debemos prestar atención a la juventud con mayor interés que nunca y debemos colocar el accionar hacia objetivos claros, frente a la realidad social, económica y política de la ideología de género.

Tenemos que analizar y actuar sobre realidades sociales que se tornarán inmanejables, debido al tipo de individuo con el que tratan los gobernantes y la sociedad, en sentido general. Las clases sociales que dirigen económicamente los procesos situaciones que se producen en la vida ordinaria y muy especialmente el sector social elite, deben estar prestos a colaborar para entender la situación ante el fenómeno que estamos viviendo, como factor de aceleración. Sabemos que en todas partes y en todas las épocas, los que gobiernan en realidad la sociedad, han fomentado una serie de frenos al denominado circuito semántico para desacelerar la función de aceleración, tratando de establecer límites. Hoy en día esa labor se dificulta por el tipo de gente de que se trata.

La educación, como sistema socializador por excelencia no puede seguir jugando en solitario ese papel, debido a su deslegitimación sostenida, por lo que necesita ayuda urgente de los medios de comunicación, para trabajar en la desaceleración citada, sobre el circuito semántico.

Si dejamos correr los acontecimientos tal y como andan en la actualidad, en donde se construyen percepciones a través de los medios de comunicación tradicionales, sumándose a ese esfuerzo egoísta las nuevas tecnologías de la comunicación, no habrá como detener avances inmaduros que perturbaran la “cosa pública” y perjudicaran al conglomerado social en forma contundente. Nunca en la historia humana había existido tal manipulación de realidades puntuales, para cambiar la percepción de la gente y beneficiarse con ello. La gente está saturada de información, pero a la vez está desinformada por las acciones interesadas de sectores minoritarios que andan en acecho de oportunidades y a los que no les importan medios para alcanzar sus metas.

últimas Noticias

Noticias Relacionadas