Opinión

La pelea política!

Por Euclides Gutierrez Felix

El autor de esta columna ha reiterado desde hace más de cuarenta años, que en el escenario político, “La pelea es peleando” y Juan Bosch, el gran maestro político dominicano y de América, a quien tuvimos el honor y la distinción de servir como ayudante personal, desde el PRD y el PLD por un período de 22 años, nos preguntó en alguna ocasión cuando fundamos el PLD, que de dónde habíamos sacado esa consigna; y le respondíamos a nuestro maestro y líder que habíamos estudiado como alumno de escuelas primarias, casi en su totalidad en escuelas públicas de varones, como se llamaba en diferentes pueblos del país, donde nuestro padre desempeñaba funciones como militar y por último, en la escuela de varones Honduras, de Monte Cristi, a donde llegamos a vivir a los 9 años de edad cuando ya nuestro padre estaba fuera del Ejército.
En esas escuelas, había que pelear a los puños, los más aguerridos todos los días, porque el que no lo hacía tenía que “pagar aduana”.

El maestro se reía, y celebraba la respuesta que le dábamos. Ahora, casi veinte años después de haber desaparecido esa figura inolvidable de la historia dominicana, reiteramos a nuestros compañeras y compañeros, militantes y dirigentes, y funcionarios de nuestro Gobierno que “La pelea es peleando”; queremos recordarles, citando la definición del Diccionario de la Lengua Española, la palabra política: “Arte, doctrina u opinión referente al gobierno de los Estados”.

Aunque en el español dominicano, queremos dar la opinión que tenemos de esa actividad: “Arte, doctrina, opinión u oficio, con carácter profesional”.

Lo que queremos decir es que el ejercicio de la vida política se aprende como cualquier profesión académica o de artes manuales; y que es una profesión igual que la de los abogados, médicos, arquitectos, ingenieros y también la de los carpinteros, albañiles, ebanistas y mecánicos, y que no podemos inventar ni hablar de manera disparatada, sin tener presente lo que hemos dicho con anterioridad.

“La pelea es peleando” y el escenario de esa pelea política es a lo largo y ancho de la República Dominicana. Nuestros adversarios, en su mayoría sin experiencia en ese arte, ciencia y oficio, no reúnen las más mínimas condiciones o cualidades para dirigir al pueblo dominicano, que por su composición social es un pueblo al que debemos respetar y en vez de confundirlo, educarlo, para el ejercicio de su vida en el bienestar que la riqueza del país representa.

En términos reales es la nación más productiva de Centroamérica y el Caribe y como hemos señalado en ocasiones anteriores, produce el 90% de lo que consume. El PLD ha elevado notablemente el crecimiento y el desarrollo económico de la nación dominicana y tiene ahora, al iniciar el año 2020, bajo el gobierno que preside el compañero Danilo Medina, un Producto Interno Bruto que sobrepasa los 84 mil millones de dólares superado solamente, tal vez en la región, por el hermano pueblo de Panamá

“La pelea es peleando” y debemos tener pendiente que la primera virtud de los políticos profesionales es la prudencia y la segunda, imprescindiblemente necesaria, es la discreción; virtudes, ambas, de las que carece totalmente la inmensa mayoría de los dirigentes de las organizaciones políticas, que inventando, difamando y calumniando, combaten al PLD y al gobierno que dirige la nación, que es el gobierno peledeista, olvidando esos adversarios que la verdad absoluta y que no puede ser ignorada, es que los profesionales verdaderos, en su inmensa mayoría, de los políticos dominicanos son los que aprendieron con Juan Bosch, el maestro político dominicano y de América.

Otras del Comité Político
últimas Noticias
Noticias Relacionadas