Seguridad Vial

Lluvias generan averías y accidentes de tránsito

Por: María Hernández

20 minutos ininterrumpidos de lluvia, en las vías, son suficientes para inundar calles y avenidas y convertir en un verdadero caos el tránsito en diferentes ciudades de provincias de la República Dominicana que ya han sido identificadas, por años, por expertos del Comité de Emergencias (COE) y por los organismos de auxilio que trabajan, continuamente, tanto en temporadas de huracanes como en periodos normales, para prevenir desastres naturales causados por las torrentes lluvias o por el paso de algún fenómeno atmosférico.

Dentro de las provincias que usualmente presentan alteraciones en las vías y en algunos casos el derrumbe de viviendas, puentes y otras edificaciones, por la fuerza de las aguas que llevan ríos que pierden su cause por las lluvias, están la provincia de La Vega, sobre todo en la zona de Constanza, Santiago, Duarte, María Trinidad Sánchez, Monseñor Nouel, Espaillat, Sánchez Ramírez, Puerto Plata, Hermanas Mirabal, Valverde, entre otras.

Se debe evitar el tránsito por estas provincias cuando las autoridades llaman a diferentes tipos de alerta, verde, amarilla o roja dependiendo de la calamidad que se este viviendo, en el momento, en algunas vías de una de estas provincias ya señaladas.

Alerta Verde, al declarar este tipo de alerta, las personas deben mantenerse monitoreando los boletines que emite la Oficina Nacional de Meteorología (Onamet) y a su vez, estar acorde con las actualizaciones que emite el Centro de Operaciones de Emergencias, para dar seguimiento a las informaciones ofrecidas por los organismos de protección civil en cada localidad que se encuentra bajo esa alerta.

En una alerta amarilla se toman acciones más específicas, como los procesos de evacuación, que no son llevadas a cabo en verde.

Cuando se toca el tema de Alerta Roja es cuando estamos ante el impacto de un fenómeno “inminente”, de acuerdo a las autoridades de la ONAMET.

Hay conductores que desoyen el llamado de las autoridades ante eventuales fenómenos que puedan hacer colapsar las vías de comunicación entre diferentes regiones y poner en peligro la vida de conductores, pasajeros y peatones.

Pero no solamente hay que pensar en mantener la precaución en las calles y avenidas ante la presencia de grandes temporales de lluvia. Tan solo con estar frente a una vía mojada, se deben tomar medidas, para protegerse como conductor y cuidar también a los demás choferes que van delante o vienen detrás.

La lluvia se convierte en más peligrosa al inicio, cuando todavía la carretera no se encuentra muy mojada, porque la mezcla de la grasa y del polvo, cuando caen las primeras gotas de lluvia, transforman el asfalto en una zona resbaladiza, poco adherente y bastante riesgosa. Es en ese momento, cuando el conductor tiene el deber de poner en práctica varias recomendaciones para que pueda conducir sin peligro durante los tiempos de lluvias.

· Mantener una distancia prudente del resto de los conductores. En una vía mojada el vehículo necesita una distancia mayor para detenerse sin que haya peligro.

· Reducir la velocidad. Evitar tener que frenar. Lo más recomendable es disminuir la velocidad.

· Conduce en tranquilidad y de forma suave. La brusquedad o los nervios frente al volante son un gran peligro frente a una vía mojada.

· Mantén los cristales limpios. Los cristales del vehículo se enturbian con las gotas de lluvia y se ponen casi opacos por lo que hay que utilizar la velocidad apropiada del limpiabrisas, así como conectar los sistemas de climatización de que disponga el vehículo de motor.

· Mantener activadas las luces intermitentes para que puedas ver bien a los demás conductores y para que ellos te puedan observar a ti también.

· Evitar tener que rodar sobre las líneas o marcas blancas en la vía, porque con la humedad el vehículo tiende a perder adherencia al circular sobre esa pintura blanca que se usa en calles y avenidas para delimitar las carreteras o marcar los pasos de los peatones.

· Sigue la huella del conductor precedente, porque los neumáticos

a su paso van secando la carretera y si el chofer sigue al vehículo

que le va precediendo, se asegurará de conducir por el área más seca de la vía.

· Mantener tanto los neumáticos como los frenos y amortiguadores en un perfecto estado al momento de viajar en días lluviosos.

Mantenerse atento a las recomendaciones de las autoridades que tienen que ver con el transito cuando te diriges a algún lugar donde se ha anunciado lluvia, es la mejor forma de prevenir cualquier incidente que se produzca en la carretera cuando te dirijas a tu destino.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas