Opinión

PETRÓLEO CON LITIO

Durante muchos años se ha estado pronosticando el fin del petróleo como principal fuente energética de la economía mundial sobre la base de un anunciado agotamiento de sus reservas, pero el demandado recurso natural no renovable continúa encendiendo los hornos de las industrias del globo terráqueo.

Marion King Hubbert fue un geofísico estadounidense que a mediados de los años cincuenta de pasado siglo pronosticó que EE.UU. alcanzaría su máximo nivel de producción petrolera durante la década de los setenta, proyección que se hizo realidad para ese entonces, pero que treinta años después encontró su negación con la nueva técnica de extracción del crudo conocida como fragmentación hidráulica (fracking), mediante la cual Estados Unidos se ha situado en la cúspide de la producción mundial energética.

Pero entrado ya el siglo XXI y agotándose ya su primera década se ha vuelto a retomar el tema del fin de la producción petrolera, llegándose a proyectar su denominado pico o techo (Peak Oil, en su significado inglés) hasta penetrar en las inciertas aguas de la escasez del crudo. Hemos de recordar que desde el 1859, año en que se extrajo el primer barril de petróleo en territorio norteamericano (concretamente en Pensilvania) la demanda del crudo se mantuvo creciendo en función de los requerimientos de importantes industrias, principalmente la rama del transporte.

Pero pensar en el adiós del petróleo como principal fuente energética de la economía mundial, conlleva a ponderar el uso del crudo en las diversas expresiones productivas industriales, agropecuarias y del sector servicios, lo que significa que sólo en la medida en que se desarrollen nuevas creaciones tecnológicas que sustituyan a aquellas que consumen petróleo podría sustentarse la posibilidad de que la demanda petrolera se reduzca de manera notable.

El petróleo continúa siendo la principal fuente energética que mueve tanto a la economía mundial como al desempeño de la vida cotidiana de la Humanidad, toda vez que alrededor del 31 por ciento de la demanda mundial de energético corresponde al aceite mineral, correspondiendo tan sólo el 13 por ciento a otras fuentes energéticas renovables.

Y en la relación demanda-oferta, sumado en la incidencia de factores de adversidades naturales y geopolíticos, debe evaluase el comportamiento de las cotizaciones del petróleo. En efecto, cuando se analiza el movimiento de los precios del crudo conviene valorar la suma de diversos fenómenos en su configuración.

Son muchos los factores que influyen en la estabilidad del consumo y de la cotización del petróleo. Hemos de la gran apuesta por los coches eléctricos y de biocombustibles, el salto de muchos sectores industriales al uso del mineral del litio, los avances en las nuevas baterías que permitan almacenar electricidad a pequeña y gran escala…
Porque el litio ha devenido en un mineral de primera línea en la sustitución del petróleo, en cuanto fuente energética no renovable, al estimular la aplicación la producción automotriz eléctrica y las aplicaciones a la tecnología de punta en la esfera de la informática, internet satelital y los celulares y smartphone.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas