Editorial

Por un rol activo en contra de un flagelo

La demanda de acciones contra la violencia intrafamiliar se convirtió en tema dominante al inicio del año por la reacción ciudadana a un rebrote de los feminicidios

Unos cinco en las primeras 48 horas del año 2020 han disparado las alarmas en las redes sociales y los medios de comunicación en los que el caso fue abordado con las opiniones de los conocedores del tema, comentarios y notas editoriales.

74 casos se registraron en el 2018; al pasar balance al 2019 se calculan en alrededor de ochenta y presentar cinco en las primera horas del nuevo año hace pensar que no se registrará una tendencia a la baja, que es la meta de las autoridades.

El Ministerio de la Mujer ha reaccionado frente al sorpresivo brote de la violencia de género, proponiendo la necesidad inmediata de la aprobación de una ley integral de prevención y castigo que permanece en el Congreso

En iguales términos se pronunció la Procuraduría General de la República resaltando la necesidad de que la ciudadanía tome un rol activo y consciente en la lucha contra este flagelo bochornoso.

Desde el ministerio público se ha hecho un llamado a las familias y amigos a que denuncien, entendiendo que son ellos los que pueden identificar preventivamente un posible feminicidio y evitarlo denunciándolo.

La protección de las mujeres contra todo tipo de violencia machista ha sido una prioridad del Gobierno. En efecto, solo a través de la Línea Mujer *212 y las Casas de Acogida se salvaguardaron las vidas a 1,582 personas hasta el 30 de noviembre 2019, de las cuales 843 fueron mujeres en alto riesgo y el resto sus hijos, según los datos dados a conocer por el Ministerio de la Mujer.

Desde el Gobierno se han impulsado una serie de acciones para enfrentar el tema de la violencia de género, entre la que citamos el Plan Nacional contra la Violencia de Género; instalación de Centros Conductuales para hombres, habilitación de la Dirección Especializada de Atención a la Mujer y Violencia Intrafamiliar de la Policía Nacional y las unidades de Atención Integral a Víctimas de Violencia de Género, Intrafamiliar y Delitos Sexuales de la Procuraduría, entre otras.

Al parecer el esfuerzo no ha sido suficiente, como se demuestra con los casos de las primeras horas del año que apenas comienza, para detener la tasa de feminicidios y una cultura machista que gravita de forma negativa en la sociedad.

Mientras desde las instancias oficiales y no gubernamentales se hacen los esfuerzos para la adopción de una política preventiva que supere las debilidades de ahora, ofrezcamos el respaldo solidario para que se convierta en una Ley integral el proyecto que reposa en el Congreso.

Evitemos que el brote de inicio de año se convierta en una epidemia vergonzosa

Noticias Relacionadas