Opinión

¿CAERÁ EL COMERCIO?

Los últimos tres años de la esfera del comercio mundial estuvieron marcados la incertidumbre e inestabilidad en las transacciones globales de bienes y servicios, pero el naciente 2020 no escapará a esos rasgos adversos en el desempeño de este importante componente de las relaciones económicas internacionales.

En efecto, datos suministrados por el Fondo Monetario Internacional (FMI) pusieron en evidencia que durante el 2017, a pesar de haber iniciado con buenos bríos la marcha del comercio global, el mismo cerró con números rojos en un 5 por ciento, respecto del año anterior.

Para el citado organismo crediticio multilateral los factores adversos que para ese entonces incidieron en la caída del comercio mundial fueron la pérdida de velocidad en el crecimiento de importantes motores de la economía mundial, tales como la Unión Europea, Japón, Reino Unido y China, el gigante asiático; la incidencia del componente geopolítico y los aires proteccionistas impulsados por Estados Unidos a través de la Administración Trump.

Llegó el 2018 y se evidenciaron los grandes retos que enfrentaría la economía mundial con los tormentos desatados por el retorno de las prácticas proteccionistas impulsadas bajo la forma de fijación de impuestos aduaneros (aranceles) por parte del presidente norteamericano que escogió a ese instrumento de su política comercial exterior como vía para reducir los déficits en el intercambio comercial como China. La guerra comercial, con tas sus implicaciones, ya se hacía sentir.

China que poderoso motor de la economía mundial cerró el 2017 con tasa de crecimiento de 6,9 por ciento, descendiendo en el 2018 con un 6,6 por ciento, luego de registrar durante muchos años niveles superiores al 9 y 10 por ciento. No olvidemos ni por un segundo que China es la primera potencia comercial del mundo.

La Unión Europea vio pasar un 2018 golpeada por la ralentización (lentitud) del comercio mundial afectando a sus exportaciones y a la actividad productiva interna, lo que también afectó a la esfera laboral.

Acabamos de ver un 2019 cerrar con números no muy gratos en el comercio global. Al cierre del año Conferencia de la ONU sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) proyectó una tasa de crecimiento de 2,4 por ciento. Pero habrá que ver los balances globales que están realizando los organismos económicos internacionales para poder cuantificar con mayor certeza los números finales del desempeño de la economía mundial durante el 2019.

La Organización Mundial del Comercio (OMC) entidad reguladora del comercio internacional ha estado perdiendo incidencia en la formulación de acuerdos multilaterales debido a las presiones de EE.UU. para que la entidad introduzca cambios en su base operativa, amenazando con abandonar el foro negociador si no se producen ajustes que respondan a las pretensiones de los intereses empresariales estadounidenses.

Y así llegamos a un 2020 cargado con problemas heredados de los citados años, saldo uno nuevo y que está llamado a incidir adversamente en el desempeño de la economía mundial: el surgimiento en China de una peligrosa enfermedad de coronavirus, bautizada ya por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como COVID-19. Su impacto sobre la marcha del comercio global estaría por verse…

Noticias Relacionadas