Opinión

Callejón sin salida

La anulación de las elecciones municipales celebradas recientemente en la República Dominicana han abierto una etapa de incertidumbre y estrés de tal magnitud que nadie sabe en que pudiera derivar.

Lo que acontece en esta media isla en la actual coyuntura no es un juego de niños, pero mucho menos una partida de ajedrez o dominó, no, lo que está en juego es la paz pública y más que eso, la salud de la Patria.

Es inaceptable que la sociedad dominicana continúe desenvolviéndose en medio de esta atmósfera tan cargada de descreimiento y rebeldía entre quienes dirigen y los dirigidos.

Insistir en ese comportamiento es una locura que a lo único que podría conducir es a generar acontecimientos inmanejables.

Lo que se respira es un denso y tenso ambiente de desconfianza, de falta de credibilidad, entre los actores que interactúan en esta crisis institucional y electoral que cada vez toma más velocidad.

Sin ánimo de alarmar, a este país lo han conducido a un lamentable y peligroso callejón sin salida, cuyos efectos se sentirán con más intensidad, sino se le pone atención, en el corto, mediano y largo plazo. Se está al punto de producir la chispa que pudiera encender la pradera.

Las contradicciones entre los actores en disputa son demasiadas y profundas, las posibilidades de acuerdos son mínimas, están radicalizados en sus posiciones, nadie confía en nadie, todos se creen dueños de la verdad.

De manera que ante un panorama de desconfianza y falta de credibilidad como el que se vive en la República Dominicana entre los jugadores y los árbitros, es imposible afirmar que los resultados de las elecciones municipales del próximo 15 de marzo y el 17 de mayo de este año van a ser aceptado como bueno y valido.

Pero no perdamos la fe, vamos a rogar al Altísimo que ilumine las mentes de aquellos que nos han conducido a este callejón sin salida, a que acepten de verdad los resultados, como han informado públicamente, de la organización de Estados Americanos (OEA), la Fundación Internacional para Sistemas Electorales (IFES) y la Unión Interamericana de Organismos Internacionales (Uniore), sobre las investigaciones al sistema del voto automatizado que se intentó utilizar en las suspendidas elecciones municipales del pasado 16 de febrero. Confiemos.

El autor es periodista y magister en derecho y relaciones internacionales. Reside en Santo Domingo.quezada.alberto2018@gmail.com

últimas Noticias
Noticias Relacionadas