Opinión

Retos para la vida

Lánzate a agarrar el futuro con valentía y gallardía con las manos fuertes de la esperanza, sin aferrarte a ese pasado negro y amargo que con tan solo mirar hacia atrás te conviertes en estatua de sal.

Desamárrate y rompe con esa inercia que te impide encontrar el camino de la felicidad. Recuerda que no estás solo, que alguien te espera con los brazos abiertos para cobijarte con el calor de un amor verdadero que rompe todo aislamiento.

No te dejes abrumar por los fantasmas del odio y el resentimiento que te persiguen en cada instante, más bien enfréntalo y caza esos fantasmas con las armas poderosas del perdón y la reconciliación.

Dale la oportunidad al diálogo sobre la violencia y la razón sobre los rencores, siempre será un abordaje inteligente para los conflictos. Es mejor edificar que destruir.

Basta de seguir acumulando pretextos en la vida que solo te convencen a ti, pero que en nada te ayudan a salir de ese fango cenagoso de la mediocridad.

Pon a volar tus sueños con las alas imbatibles del no rendirse; y conquista con esfuerzo y dedicación ese éxito que satisface con sobrada plenitud el alma.

No choque más tu cabeza con el muro de las lamentaciones y las quejas; záfate de ese pesimismo y activa en tu mente el interruptor del optimismo, el cual encenderá el bombillo de las soluciones.
Concéntrate en observar y disfrutar las cosas positivas que tienen los demás, mas no te detengas solo en mirar sombras y defectos, porque entonces te extraviarás del camino de la tolerancia y la armonía.

Evita ser el portador del desaliento y la frustración, más bien conviértete en ese líder que anima, inspira y potencializa las cualidades de aquel que solo espera que le muestren el camino.

Reacciona ante la desigualdad y las actitudes injustas, ya que la indiferencia es señal de complicidad y esto provoca escasez de humanidad.

Construye con tu ejemplo el trayecto por el que se encamina el tren de la integridad y la honestidad. Mas no te detengas en la parada de lo más fácil, ni mucho menos te dejes influenciar o reclutar ante una corriente peligrosa que promueve el estilo de lo mal habido como filosofía de vida. Nuestra misión ha de ser siempre abolir el mal, no justificarlo ni acompañarlo.

No permitas que los miedos tiñen de nubarrones sombríos, paralizantes y escalofriantes tus pensamientos, porque vivirás en un constante estado de paranoia y espejismo; más bien enfréntate a ellos con la espada de la fe rompiendo con firmeza esas ataduras que te esclavizan e impiden ser el vencedor que eres.

Finalmente procura contagiar con una sonrisa de solidaridad, caridad y paz a quienes te rodean. Es que mientras haya seres humanos sin esperanzas, enfermos abandonados, ancianos muriendo en el frío de la soledad, jóvenes a expensas de los males sociales, vecinos sin armonía, familias en pedazos, corazones con vacíos, ojos marchitados por la tristeza, personas en depresión, entre otras realidades; tendremos motivos suficientes para darle vida a nuestras vidas.

Ser esa gota de agua que marca la diferencia en el gran océano de la sociedad, es el gran compromiso. ¡Asumamos juntos el reto!

últimas Noticias
Noticias Relacionadas