Editorial

Es una cuarentena

En un discurso a la Nación desde el Palacio Nacional la noche del martes 17 de marzo, el Presidente Danilo Medina anunció una serie de medidas, procurando disminuir el impacto que tendrá en el país la presencia del Coronavirus COVID 19, como se ha identificado ese agente nocivo.

Para adoptar las disposiciones restrictivas, que buscan la protección ciudadana, el jefe del Estado describió la situación que se vive en el mundo y que el dominicano conoce porque de la misma se viene hablando desde noviembre pasado cuando en China se dio a conocer la existencia de este nuevo agente patógeno.

Como se dijo en el discurso se está ante la presencia de una crisis de salud global sin precedentes.

La humanidad registra en su historia grandes pestes que diezmaron la población mundial que ha sido motivo de relatos, testimonios y ficción en la literatura y en la cinematografía

No tenemos en la cercanía en Republica Dominicana una situación similar, excepto en los tiempos que hemos sido sacudidos por los grandes ciclones, cuyos daños generados motivaron la intervención gubernamental aplicando medidas limitantes .

Las medidas que ha anunciado el presidente brindan protección para contener, hasta cierto punto la magnitud del efecto de la virosis, pero se requiere la determinación para su cumplimiento.

Lo visto en las primeras horas de los anuncios ofrece una buena señal, aunque se impone mayor comprensión de la situación, voluntad y colaboración.

Las restricciones que se aplican y las que faltan en el período crítico, se ejecutaron en los primeros países alcanzados por el virus. En esos litorales no se subestimó la gravedad del impacto del virus en el sistema de salud y en la economía. Allí no se escatimaron los recursos para enfrentarla a costa de cualquier sacrificio ciudadano y sobretodo, la politiquería estuvo ausente.

Nos enfrentamos a un enemigo fuerte, peligroso, que la mejor formula para enfrentarlo es cumpliendo con el mandato de las autoridades, quienes a su vez cumplen con las disposiciones de los organismos de salud internacional y la experiencia de países que han superado la peste y que ya marchan hacia la recuperación.

En todos nosotros debe comprenderse la malignidad de esta peste del siglo 21 y colaborar en lo posible hasta que pase el temporal

últimas Noticias
Noticias Relacionadas