Opinión

Una pandemia sumamente preocupante para la economía mundial

La pandemia de coronavirus se ha convertido es el más preocupante problema de salud pública en el mundo de hoy. Lo que empezó en China a finales del año pasado, y que para el 22 de enero se había detectado en 7 países y había producido 17 muertos en todo el mundo, hoy está diseminado en cerca de 160 países y ha producido más de 8 mil muertos.

Como consecuencia de esta pandemia, según un reciente trabajo de Adams Triggs y Homi Kharas, se está gestando una tormenta perfecta en la economía global. Según Triggs y Kharas “la mayoría de las recesiones son causadas por un choque de demanda (piense en el 11 de septiembre), un choque de oferta (piense en el primer aumento del precio del petróleo) o un choque financiero (piense en Lehman Brothers y la Gran Recesión). El coronavirus promete entregar todo lo anterior en un solo paquete.

Y es así porque la cuarentena de personas que se está aplicando en muchos países para contener el virus conduce a una cuarentena económica, que lo primero que produce es un golpe a la producción, alterando las cadenas de suministros globales. Se cierran fábricas y se producen entonces problemas por el lado de la oferta. Un buen ejemplo de esto lo da China, que en los primeros dos meses de este año su producción industrial se desplomó un 13.5% en comparación con el año anterior, y la de manufactura cayó un 15.7%. Como consecuencia, las exportaciones de China al mundo cayeron en esos dos meses un 16%.

Los efectos de la cuarentena económica no solo golpean la producción. También golpean el consumo por el cierre masivo de centros comerciales, restaurantes, cines, así como por la disminución del turismo. Las ventas al por menor en China, un indicador del consumo, disminuyeron un 20.5% al comparar los primeros dos meses de este año con los de 2019.
Esos datos dan una señal de lo que ocurrirá en los países que hoy están enfrentando las fases más difíciles de la pandemia.

Una consecuencia indirecta de la pandemia es la disminución del consumo de petróleo, que se proyecta que caiga este año en por lo menos un millón de barriles diarios. Las recientes caídas de los precios del petróleo así lo indican. Hace apenas un mes el precio del West Texas era cercano a los 54 dólares el barril y hoy está cerca de 28 dólares.

Adicionalmente, prestémosle atención a lo que podría ser la consecuencia más importante de la pandemia: que se produzca una mayor fragilidad financiera mundial debido al endeudamiento de prácticamente todos los países del mundo, que hoy es mayor que ante de la crisis de 2008. En esta circunstancia, cualquier evento desestabilizador puede tener efectos catastróficos sobre la economía mundial, en un contexto en el que los instrumentos de políticas económicas se encuentran muy reducidos. Hay que darle seguimiento al comportamiento de las bolsas de valores

Otras del Comité Político
últimas Noticias
Noticias Relacionadas