Editorial

Ante una nueva infamia política

La pandemia provocada en el mundo por la propagación del mortífero nuevo Coronavirus COVID-19 domina la agenda del Partido de la Liberación Dominicana.

Mucho antes de la declaratoria de emergencia nacional en el PLD se adoptaron las previsiones correspondientes y desde sus diferentes instancias se respaldan las iniciativas de las autoridades nacionales en procura de contener la propagación del microrganismo y mitigar sus letales efectos.

Nuestros dirigentes, que son autoridades nacionales constituidas, trabajan sin descanso para cumplir las directrices diseñadas por varias comisiones que abordan el tema sanitario, social y económico, entre otros aspectos.

Dirigentes provinciales, municipales y congresistas, siguiendo los lineamientos oficiales, dan la mano amiga a las comunidades, como lo ha hecho, trazando pauta, nuestro candidato presidencial, Gonzalo Castillo, con expresiones solidarias diversas.

En medio de esta crítica situación, la Organización de Estados Americanos (OEA) da a conocer los resultados de las indagaciones sobre las razones que motivaron la inoportuna suspensión total de las elecciones de febrero pasado.

Ha sido el gobierno, en un gesto que confirma su apego a la democracia, quien llama a la OEA para que realizara las indagatorias de lugar, asumiendo el compromiso de que el informe fuera vinculante a los actores del suspendido proceso, entiéndase partidos políticos, gobierno, Junta Central Electoral, sociedad civil, opinión pública, entre otros.

Las investigaciones concluyeron informando que la interrupción fue motivada por negligencia e inobservancia del área de informática de la Junta Central Electoral (JCE).

El informe de terceros imparciales ha demostrado que la oposición política mintió al acusar al gobierno y al PLD como causantes de esos problemas con supuestos fines políticos.

Se aprovechó la indignación provocada por la suspensión total de esos comicios para desacreditar al PLD y a sus candidatos a alcaldes, regidores y a directores de distritos municipales en una campaña manipulada que perjudicó al PLD

Hoy se ve que todo eso fue mentira, que predominó la infamia y las malas artes para desacreditar al competidor, se aprovechó la coyuntura creada para desinformar, agitar y causar daño a la imagen de nuestro partido y del gobierno, lo que no habían podido lograr mediante el debate o la presentación de propuestas .

Se observa que con la pandemia del COVID-19 se ha querido repetir la misma fórmula, es decir recurriendo a la mentira, a la infamia y manipulación irresponsable, obviando, como ha sido su estilo, que de lo que se trata es de una verdadera tragedia global, que ha traído consigo luto, dolor, impotencia y daños económicos incalculables, situaciones que entran en franca contradicción con la perversidad política

últimas Noticias
Noticias Relacionadas