Hablan los hechos

Medicina Tradicional, Ciencia, Cultura y el COVID-19

Por Pedro Taveras (pjtaveras@hotmail.com)

Antropólogo Social

La medicina tradicional, estudiada también por la antropología médica, nos indica que somos parte de una naturaleza común. Lo que cree una persona sobre un «mal», una afectación, tiene relación con su ideología religiosa, política o cultural. Por eso hay países que han incorporado los saberes colectivos, tradicionales, los recursos naturales como las plantas, animales, minerales, suelos, entre otros, ideas y creencias, de que lo “semejante produce lo semejante”[1] e incorporan dichos conocimientos a sus sistemas nacionales de salud.

Hasta la fecha no contamos con un tratamiento mundialmente certificado para prevenir o tratar el COVID-19. Es de conocimiento de todos de que este mal se ha convertido en pandemia, afectando a la mayoría de los países del mundo. Se ha recurrido, en el mejor de los casos, a la epidemiología, que es la vinculación de la medicina y aspectos socioeconómicos de las poblaciones condicionadas a la Ideología, cultura y política de occidente.

La vinculación a la medicina de los aspectos sociales y culturales como tomar medidas de distanciamiento, lavado de manos, limpieza de lugares donde nos encontramos; alimentos y bebidas que mantenga en alto el sistema inmunológico, temperatura corporal y ambiental como mitigación del mal, además de todas las sugerencias que nos puedan dar las “ciencias duras” que ayudan a la medicina, es la manera prudente de enfrentar este mal, que pasará dentro de unas semanas, pero que quedará, como molécula, entre nosotros, afectando más o menos, de acuerdoa las condiciones ambientales, culturales y a la épocas del año dadas en cada país.

La semana pasada (el 22 de marzo) estuve viendo en el canal chino en español (CGTN) la rueda de prensa que ofreció la dirección del Estado Chino para explicar cómo enfrentaron la situación de COVID-19 en su país, específicamente en la ciudad de Wuhan, por dónde primero comenzó a afectar este mal a el mundo. El Equipo de Expertos médicos que dirigió ese proceso ofreció informaciones generales interesantes sobre los trabajos que realizan para enfrentar la pandemia.

En esta rueda de prensa se tocaron diversos tópicos que incluyeron la prevención, la atención, la alimentación y, curiosamente, el uso de la medicina tradicional como aliada de la medicina científica para tratar a los enfermos del COVID-19, por lo que en estas líneas queremos referirnos especialmente a este último aspecto, como un recurso que pueden utilizar los especialistas dominicanos para tratar la pandemia en nuestro país a mediano y largo plazo.

La rueda de prensa, fue encabezada por los máximos representantes del equipo de expertos que dirigen la lucha contra este virus, entre los que se encontraban el profesor Du Bin, Director de la Unidad Médica de Cuidado Intensivo;por el profesor de Cardiología y Medicina Interna, y por el profesor Wu Dong, del Departamento de Gastroenterología delHospital Colegio Médico de la Unión de Beijing, quienes hablaron frente a decenas de periodistas de diferentes países del mundo, dedicando bastante tiempo al tema de la medicina tradicional china y el papel de esta en dicha lucha.

El Equipo de Expertos del Hospital Colegio Médico de la Unión de Beijing, un centro de alto nivel científico en el planeta tierra, dedicó (en su primera rueda de prensa la semana pasada) 5 minutos aproximados, a responder a la pregunta de un periodista de la agencia CGTN sobre los aportes de la medicina tradicional a la solución de la crisis médica en Wuhan. Dichos expertos respondieron, como expresión del Estado chino, ya que todos sabemos lo que significa la medicina tradicional china. Al Final de la rueda de prensa, en la despedida y resumiendo las intervenciones, el doctor profesor Wu Dong, del Departamento de Gastroenterología de dicho hospital, retomó el tema de la medicina tradicional indicando los aportes para tratar los problemas gastrointestinales y alimenticios de los pacientes.

¿Qué Ministerio de Salud o Universidad de países de occidentes vana hablar de los aportes de la medicina tradicional a sus sistemas de salud?

Ese es un ejemplo importante que nos da un país de las ciencias duras o puras, que nadie puede poner en dudas, como es China, quémejor modelo a seguir, pese alas grandes diferencias entre nosotros y los asiáticos, es unapráctica que debemos conocer y aplicar por los resultados positivos obtenido en materia de salud.

Es importante señalar, como ya lo he dicho anteriormente en varias oportunidades, que el papel que juega la Antropología Médica en estos asuntos de salud es de suma importancia, ya que nos permite incorporar la riqueza cultural de los pueblos y de los grupos humanos como respuesta a los males. De hecho, de manera individual y por grupos, se viene poniendo en práctica saberes tradicionales que han sido fundamentales en el bienestar de los propios grupos y la humanidad; no voy a dar detalles y menciones de las cosas que se hace para curar y aliviar dolores y achaques,aunque si retomaremos estos detalles e invitamos a todos los conocedores de nuestra riqueza naturales que lo hagan por la vía que sea, porque si de algo debemos estar conscientes, es llamar la atención para que cada día, en vez de establecer abismos entre los “conocimientos” tradicionales y los científicos u occidentales, haya un manejo integral de los saberes y sapiencias.

Hay que hacer sincretismo como dice la antropología social y cultural, cuando se trata de crear (descubrir) dichos saberes a partir de las experiencias de las culturas y subculturas de los pueblos y grupos, porque la verdad está en todos; en nuestra farmacopea yetnobotánica, en nuestra antropología médica. Lástima que en República Dominicana no se ha dado esa alianza como ha pasado en otros países, como en China, pero no es el momento para esta discusión.

El momento es responder a los mandatos que tenemos ante una guerra sin cuartel. Mañana, cuando todo haya pasado, debemos insistir en esa pluralidad cultural, prestando atención a los conocimientos tradicionales, más allá de lo folclórico y deltratamiento académico de unos cuantos. Es el Sistema Nacional de Salud que debe ocuparse de llamar a los especialistas[2] y sabios que tenemos; dar luz como organismo con autoridad en la materia, jamás pensar en aparecidos como solución coyuntural (sin menospreciar los aportes que hacen algunos), ya que las soluciones son imposibles sin la rigurosidad y seriedad que ameritan.

Es hora de abrir un capítulo en la historia de la medicinapara incorporar los saberes tradicionales en materia de salud en la sociedad dominicana, ya que este país tiene conocedores en la materia que no podemos dejar que se vayan al mundo de los finados sin utilizar sus conocimientos.

Estos saberes tradicionales, reconocidos o no por los Estados, están desde Argentina hasta China, cruzando por Irán, Francia hacia Estados Unidos, y están dando respuestas positivas, junto a la medicina occidental, a las afectaciones de millones de personas que han dado positivo al COVID-19.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas