Políticas

Provocación de Trump en tiempos de pandemia

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció el despliegue de buques de guerra, aviones y tropas en una operación antinarcóticos casi frente a las costas de Venezuela, pese a la crisis de salud que atraviesa hoy su pais.

Para algunos analistas se trata de una evidente provocación y una especie de cortina de humo para esconder -en año electoral- el gran problema que le cayó encima con su «enemigo invisible», como Trump calificó a la pandemia de la Covid-19.

En pocas semanas el país devino epicentro mundial del nuevo coronavirus por el alarmante número de contagios que alcanza a todos los estados de la Unión, al tiempo que crecen los reclamos por desempleo.

El Departamento de Trabajo reveló este jueves la cifra récord de 6,6 millones de demandas por desempleo en la última semana, derivadas de una economía paralizada que, a su vez, va directo a la recesión.

Es demasiado para un Trump que hasta ahora se vanaglorió de la bonanza económica, la bandera que exhibía como su principal pilar de campaña,

Por eso el camino de la distracción, de redirigir el foco de atención pública y toma justo a la Covid-19 como pretexto, señalan observadores.

Una vez más, el gobernante republicano dice que debe proteger al pueblo estadounidense de los carteles de la droga que pretenden aprovechar este dramático momento.

Acompañado de su secretario de Defensa, Mark Esper, Trump habló durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca sobre esta operación, «la más grande de Occidente», afirmó.

Subrayó que el Comando Sur «aumentará la vigilancia y la interceptación e incautación de envíos en la región» y brindará apoyo adicional en los esfuerzos de erradicación del flagelo de la droga que, por cierto, como con la Covid-19, Estados Unidos es el epicentro del mundo por su mercado y consumo.

La operación, que tiene lugar en el mar Caribe y el océano Pacífico, está bajo el control del Comando Sur y cuenta, según él, con el apoyo de 22 países.

El general Mark Milley, presidente del Estado Mayor Conjunto, aseguró que Estados Unidos posee información de inteligencia que muestra que los carteles de la droga aumentan las operaciones durante el brote de coronavirus.
Los analistas se preguntan si esos informes serán como los de las armas de destrucción masiva de Iraq que jamás aparecieron.

«Defenderemos a nuestro país sin importar el costo», instó el oficial al expresar que «estamos en guerra con la Covid-19, estamos en guerra con terroristas».

Coincidentemente, el anuncio lo hizo Trump pocos días después de que su gobierno acusara de presuntos cargos de narcoterrorismo al presidente constitucional de Venezuela, Nicolás Maduro, y a varios dirigentes de esa nación suramericana.

El Gobierno venezolano, en particular su legítimo mandatario, rechazó tales imputaciones, las tildó de falsas y advirtió que la administración Trump se comporta como los «cowboys racistas del siglo XIX» al ofrecer una recompensa por su captura.

Ayer, al referirse a la rueda de prensa de Trump, Maduro comentó que «todas las preguntas eran sobre la crisis humanitaria», pero el ocupante de la Oficina Oval «trató de desviar (la atención) creando una escalada de declaraciones contra Venezuela», enfatizó.

El líder venezolano reiteró que se trata de «una campaña de manipulación miserable, horrorosa» y ante «el extorsionador de Trump» su gobierno tendrá «nervios de acero».

Varias voces alertan que este colosal despliegue militar de Estados Unidos constituye una amenaza a la paz regional, cuando todos los esfuerzos deben concentrarse en los recursos médicos, los equipos y la cooperación para frenar la terrible pandemia.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas