Medio Ambiente

Medioambiente combate incendios forestales

Sequía y COVID-19 son excusas para provocar incendios forestales y utilizar la tierra para agricultura.

Los incendios forestales que han afectado al país en las últimas semanas, se han producido de manera natural debido a los fuertes vientos, el combustible vegetal que generan las bajas temperaturas de invierno y el bajo contenido de humedad por la sequía, y en algunos casos por agricultores que quieren utilizar los terrenos para la agricultura.

Tanto en la Sierra de Bahoruco como en la Cordillera Central se produjeron fuegos, que coincidieron con el inicio de la temporada de incendios forestales y la cuarentena por el COVID-19.

Gerónimo Abreu, Encargado Nacional del Programa de Manejo del Fuego del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales del país, aseguró que dichos incendios han sido combatidos por más de 500 bomberos forestales, brigadistas de reforestación del Ministerio de Medio Ambiente y voluntarios de las comunidades cercanas, por lo que en estos momentos estos siniestros se encuentran en su menor expresión.

Algunos de los incendios se mantienen activos, pero controlados, en algunas provincias, según nos dijo el Ingeniero Abreu, los bomberos forestales de Medioambiente con ayuda de las comunidades continúan trabajando para extinguirlos, como sucedió este martes en El Faro y Palmarito del municipio de La Vega, donde fueron eliminados.

Señaló que las aguas de mayo han venido a contribuir en la lucha contra los incendios que se han producido en varios lugares del el territorio nacional, producto de la fuerte sequía que está afectando en República Dominicana y la región de Centro América y el Caribe en este 2020.

Según Gerónimo, entrevistado vía telefónica por la redacción de Vanguardia del Pueblo, desde el lugar del incendio, indicó que también manos desaprensivas provoquen algunos de los incendios con fines criminales.

“La pandemia que afecta el mundo y la sequía han sido aprovechadas para los ilícitos de tumba y quema de la vegetación, para la preparación de terrenos de agricultura y ganadería en la montaña, como actividades antrópicas que están presentes en la mayoría de los incendios, sin descartar las manos criminales, especialmente en los producidos en la Sierra de Bahoruco”, precisó Gerónimo Abreu.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas